S10: Crónica 22-10-2016

Historia de tres partidos.

Buenos días dese la máquina de pergeñar crónicas.
Primer partido: Sobre la hierba mojada ya corretean los primeros jugadores en hollar el terreno de juego. Los hermanos Mendoza, uno pelirrojo y otro pelirrubio, familiares del demonio rojo, llevan las riendas del equipo en el calentamiento; la grey menuda se prepara para jugar contra el Cullera RC.
Los cullerots, osados y bravos, acuden diezmados en número, solo presentan siete jugadores, pero orgullosos no se avienen a jugar con mirones o fulleros de prestado. ¡Entonces que empiece el encuentro! Al poco en la primera jugada, hilvanada con acierto por los nuestros, Fran escapa al ensayo, y un valiente cullerot cae herido, hay que sustituirlo. Y en eso que por orden arbitral si el partido continua, es con la colaboración de jugadores forasteros; dos voluntarios se pasan a las filas de Cullera.
Durante el partido se suceden los ataques desesperados, por el eje profundo, de Alexis, Jorge o Agus, bonicos buldóceres que despejan el camino, para que corredores tan rápidos como Álvaro, Carlos Borso di Carminati o Lucas finalicen las jugadas a toda velocidad, dejando un rastro de llamas por donde pasan. Pero si hay que recuperar el balón, intrépidos y peleones hasta la temeridad, presentes siempre en los puntos más calientes se lanzan como endemoniados Iván e Ibu a la pelea. Franky es más prudente, observa el momento propicio y salta sobre la ocasión, sobre todo si la pintan calva, pero ello no denota flaqueza, sino chirumen. Y como colofón nunca puede faltar un punto de disparate y embriaguez en el juego infantil, y eso nos lo aporta, con gracia y gran corazón, Octavio. El partido pasa como un suspiro, consiguiendo Fran para el Cullera su único ensayo, y nos vamos a por el siguiente.
Segundo partido: Ahora toca la UCV rc, también acude en número menguado, tres efectivos del RCV se pasan a su equipo. Pero no saben los nuestros que con este cambio una gran amenaza les acecha. En cuanto da comienzo el partido un trío, con más peligro que los gremlins en parque acuático, toma las riendas del mismo. Nacho empieza a repartir con donaire balones a diestro y siniestro; Mateo busca como rata en celada cualquier boquete por donde huir sin ser descubierto; y David en cada balón entabla su lucha particular y sin cuartel. Pero pronto estos tres colegas con el resto del equipo advierte, no sin sorpresa, que fugado a las líneas enemigas hay un peligroso adversario, un pirómano, un incendiario, un jugador que restalla como el látigo y quema con fuego azul: Carlitos, la petite bête. Manu, Vicent y Eric se confabulan para contrarrestar sus destellos de juego incandescente; Rodrigo y Luis si no alcanza en defensa, corren que se las pelan; y Diego con Jaime han descubierto el placer de la lucha cuerpo a cuerpo. La amenaza Carlitos vuelve al redil, y con los suyos también da muestras refrescantes de vigor. Estos chicos juegan como los ángeles, no en vano les dirigen Patri y María. Finaliza el encuentro con la desinteresada colaboración de Álvaro, en el ataque primoroso, pues se había quedado todavía con hambre de balón.
Tercer partido: Después de tantas fatigas queda aún lo más duro de la jornada: el Tatami RC, equipo combativo y rugoso, presenta un ejército de once jugadores, así que se amplía un poco el campo, y comienza el juego. Desde el inicio esto parece una batalla campal. En la banda Alberto y Marcos dan órdenes precisas, pero en estos primeros compases parece que los jugadores dominantes del Tatami se han hecho dueños del partido. Por más que perseveran Isma o Raúl, aunque con toda su furia Sergio intente frenar al contrario, el Tatami se impone. Hay que esperar a los siguientes dos tercios del encuentro. Superman Isma suena la carga, y sobre una defensa valiente y desatada se prepara la remontada. Al socaire de Carlos Montañana, el chico del partido, el equipo avanza con o sin balón. El Tatami no encuentra huecos, ni consigue parar a corredores tan buenos como Raúl. Sergio y Alex juegan en rebelión; Marc y Lluc se unen a la zarabanda con gusto; dos púgiles de peso lástima: Curro y Víctor “Sorpresa” reconfortan el ataque con descaro. El Tatami a duras penas resiste, Fernando, Pau y Rubén, el trío calavera se adelanta a Halloween. Y ya en los estertores de la batalla salen aliviados del duelo Ricardo y Juan, aunque se les resistiera un poco el caprichoso rebote del balón ovalado.
Y tras el fraternal pasillo que rubrica los encuentros, todos al tercer tiempo, donde se hacen buenas migas.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!
Gracias a los jugadores que voluntariamente se prestaron a ayudar a los equipos rivales. Gracias a todos. Gran jornada de refrescante y emocionante rugby. Entrenadores S-10.
Resultados: Cullera RC 1 (Fran)- RCV blanco 7(11). Ensayos: Fran, Álvaro (3), Lucas, Carlos Borso di Carminati (3), Agus, Alexis.
RCV naranja 12- UCV rc 5 (Carlitos 2, Álvaro). Ensayos: Manu, Mateo (2), Rodrigo, David (3), Álvaro (3), Nacho, Carlitos.
RCV verde 9- Tatami RC 5. Ensayos: Sergio (3), Alex, Carlos Montañana (3), Raúl (2).