Primer Derbi valenciano de la temporada 2016/17

El Domingo se presentaba como un día de Rugby completo, el campo del Riu recibía a primera hora el encuentro entre el segundo equipo del CAU Valencia y el Tecnidex Valencia Naranja, correspondiente a la segunda jornada de la liga de Primera Territorial.
El Valencia presentó un equipo muy heterogéneo, mezcla de la veteranía de muchos de sus jugadores, con los recién llegados de las categorías inferiores de S18 y un buen número de jugadores que se han incorporado al Rugby esta misma temporada y para los que cada partido está resultando una nueva experiencia y en las que cada minuto de juego cuenta en su proceso de aprendizaje. Enfrente el TECNIDEX VALENCIA Naranja se encontró con un CAU muy joven, con un excelente juego a la mano, atrevido en casi todas sus acciones y bien dirigido por jugadores con cierta veteranía que aportaron al juego del CAU una mejor lectura de los espacios que se generaron durante el partido por parte de un Valencia bastante desestructurado.
Si bien los primeros minutos del encuentro el Tecnidex no salió de la 22 del equipo local, provocando serias ocasiones de adelantarse en el marcador, una excelente defensa por parte del CAU y su rápida reacción ante los golpes cometidos por parte de nuestro equipo naranja hicieron que los locales se adelantaran rápidamente en el marcador. Sin duda esa fue una de las claves del partido nuestra falta de velocidad y reacción ante los saques rápidos de sus golpes de castigo a favor, que conseguían llevar el balón de un lado al otro del campo ante nuestra falta de recolocación defensiva para acabar en la mayoría de los casos en ensayo.
Cabe destacar que a la propia desorganización, desbordada por el mejor estado físico de los rivales y su consecuente rapidez en el movimiento general del juego, el Valencia sufrió la pérdida por lesión de nuestro medio melé, lo que obligó a sufrir aún más en las fases estáticas ralentizando la salida del balón y teniendo que improvisar más de lo necesario en la realimentación del juego, provocando un desconcierto mayor del ya de por si asimilado durante toda la primera parte, que sumió al TECNIDEX VALENCIA en el desánimo, y por ende en la falta de actitud individual frente a las situaciones de uno contra uno.
Por otro lado los chicos de Cuesta se encuentran en clara progresión, con un sistema de juego totalmente nuevo, donde se intenta simplificar la circulación del mismo hasta tener los medios físicos y técnicos necesarios para poder seguir creciendo como jugadores en lo individual y como equipo en su conjunto. Se vieron ciertas dinámicas de esa progresión que no tuvieron premio en forma de ensayo por errores producto de los nervios en algunos casos y en otros por falta de disciplina de juego en conjunto o precipitación, pero cabe destacar que son estas derrotas las que más enseñan ya que el rival pone el listón tan alto -sin llegar a tener un juego inalcanzable para nosotros- que anima a seguir trabajando en la dirección marcada por los técnicos.
Tan solo destacaría que la abultada derrota responde en gran medida a cuestiones técnicas y de situación en el campo, así como al ambiente que se fue apoderando de los jugadores del Tecnidex Valencia a medida que los chicos del CAU sucedían los ensayos. A mi entender un deporte en el que se necesita tanto de la complicidad y confianza del compañero que tienes a tu lado no debería caer en el desgaste psicológico auto infligido y el reproche colectivo. De hecho los peores minutos del CAU estuvieron precisamente marcados por un discurso parecido recriminándose actitudes entre los diferentes jugadores, que supieron reconducir de forma rápida y eficaz para seguir trabajando en grupo, que es a fin de cuentas parte fundamental de este nuestro deporte. Por tanto estoy convencido que a medida que este grupo se vaya cohesionando y gracias al talante siempre positivo y constructivo de José Cuesta la proyección de estos jugadores se irá fraguando en la dirección de trabajar todos en una misma dirección, incluso siendo las capacidades y cualidades de cada uno diferentes y particulares, porque precisamente de eso trata un equipo de Rugby: de ser tan distintos como iguales en su conjunto, con un nivel de respeto y humildad sin parecido en otras disciplinas deportivas.
Acabo esta crónica con la máxima que enarbolamos esta temporada, que no es otra que la de TODOS SUMAMOS, y todo suma, las derrotas, las victorias y sobre todo el trabajo constante y la perseverancia.

Tecnidex Valencia
Amunt!