PREBENJAMINES – TROBADA DE BIENVENIDA

Salió un día soleado espléndido después de tanta lluvia. El día de la Final de la Copa del Mundo de Rugby era el día de la primera Trobada de las Escuelas de rugby de esta temporada. Todo un festival.

En esta crónica sobre los prebenjamines, categoría federativa, no se da una relación de los jugadores porque algunos llegaron tarde y no están apuntados en la alineación. En tal caso mejor que omitir alguno es no mencionar ninguno. Se jugaron dos partidos, contra el San Roque y contra el Les Abelles. Encajamos dos sonoras derrotas, mejor comienzo imposible, porque es un grupos nuevo, nuevo en que no habían jugado juntos hasta ahora, nuevo porque incluye muchos jugadores noveles. Así, ante la novedad, nadie debe llevarse al engaño, tenemos que aprenderlo todo y ponerlo en práctica.

Del juego hay que destacar tres cosas, los placajes de un pequeño rubio, el de las medidas más reducidas de todo el grupo, las carreras del matemático moreno que sabe que la distancia más corta entre dos puntos es la linea recta que los une y así marcó varios ensayos recorriendo lineas rectas y, el muro. Si la pala es de Gordon Wood, antiguo pilier internacional irlandés y padre de Keith, el muro es de nuestro Jacobo. En el fragor de la batalla, tened en cuenta que los prebenjamines son gente de ocho y nueve años, Jacobo ha sido capaz de reconocer la imposibilidad a veces de penetrar un muro defensiva levantado delante nuestro por un equipo contrario, y que la solución es pasar el balón desde el punto
de parada hacía un lado u otro hasta encontrar el hueco y desbordar el contrario por fuera. Él lo planteo en el descanso, nosotros tenemos que aprender y aplicarlo.

Tambien queremos destacar la visita que giró Juan Castro, el Presidente de la Federación, a nuestro equipo y su interés en conocer a cada uno de los jugadores. Tenemos que dar las gracias a su hermano Carlos por el flamante pancarta que promocionaba este festival de rugby y la final de la Copa del Mundo.

Pero en medio de tanto júbilo hay una nota triste. Desde aquí queremos expresar nuestro pesame a Juan Palomares, el fundador y alma del Cullera, y a su familia. Su mujer falleció esta semana. Que nuestro solidaridad alivie un poco su sufrimiento en estos días tan duros. ¡Ánimo Juan! El rugby te necesita.

Hasta la semana que viene.

Michael Dorcey