Maite Pellicer da vida al rugby

http://www.lasprovincias.es/deportes/mas-deportes/201605/15/maite-pellicer-vida-rugby-20160514235302-v.html

Maite Pellicer rompe moldes. Cambia normas. Mira el mundo a través de un balón oval. Hace unos años, ella y otras pioneras cogieron la bandera del rugby femenino en la Comunitat y, a base de reivindicaciones y éxitos, se hicieron un hueco que crece exponencialmente. Esta valenciana tiene espíritu de líder. Es la capitana del equipo de mujeres del Tecnidex. En diciembre, cuando supo que estaba embarazada, se vio obligada a hacer un paréntesis y dejar de competir temporalmente. Pero ni mucho menos ha renunciado al deporte que tanto le apasiona, ya que ejerce como entrenadora de uno de los conjuntos de la escuela. Preparando a futuras generaciones.

En 2014, Maite Pellicer se erigió en una de las principales responsables de que el Tecnidex Valencia creara una sección de rugby femenino. Tiene jerarquía. A principios de temporada, además de jugar, se estrenó como entrenadora. Dirige al equipo sub-14.

«Empecé a tope esta temporada. Hice el curso de entrenadora y me propusieron entrenar. Tenía la idea de compaginar las dos cosas, pero en diciembre, cuando me enteré de que estaba embarazada, tuve que dejar de jugar. Con el embarazo, no puedo asumir el contacto. Pero, desde el primer día, estoy encantada con los pequeños», explica Pellicer. Lleva el rugby en la venas. Es muy difícil pararla.

La valenciana, de 31 años, aporta a los más jóvenes su nutrida experiencia: «En el equipo sub-14, hay una niña que está federada y otras dos niñas que se van a sacar ficha. Es mixto, pero nos cuesta involucrar a las chicas. Cuantas más sean, más se animan».

Este mes, el Tecnidex cumple 50 años de historia. El club, el más laureado de la Comunitat Valenciana, celebra su especial aniversario con el desafío de seguir reforzando su estructura deportiva. En 2014, solventó la asignatura pendiente de incluir una sección femenina. Un hito en que el Pellicer cumplió un papel crucial.

La capitana, junto a otras compañeras, se incorporaron al Tecnidex tras perder el paraguas de la Universidad Politécnica de Valencia. Al desaparecer aquel vínculo, buscaron otro club en el que integrarse y prolongar sus éxitos. Como carta de presentación, sus brillantes resultados.

«Jugábamos en el equipo femenino de la Politécnica de Valencia, pero eliminó todos los federados. Ya no formábamos parte de nada y teníamos que pagarlo todo. No teníamos a nadie que nos respaldara», recuerda Pellicer, quien se movilizó con tal de encontrar una solución para seguir compitiendo.

Comenzaron a llamar a diversas puertas. «Éramos nosotras. No teníamos ninguna estructura detrás. Entre todas, por consenso, decidimos buscar otro club para tener una estructura y poder crecer. Estuvimos hablando con los clubes de Valencia para ver si alguno nos encajaba y, cuando hablamos con Tecnidex, quedamos encantadas y vinimos todas juntas», recuerda.

De esta forma, al Tecnidex se le presentó una oportunidad de oro para alcanzar uno de sus propósitos. Y Pellicer se convirtió en la principal artífice del nuevo compromiso. La relación marcha sobre ruedas. «Nos han acogido súper bien. Ellos tenían muchas ganas de tener un equipo femenino, pero es difícil empezar de cero. Ellos se lo han encontrado un poco hecho y nosotros estamos encantadas con la acogida que nos han dado. Es una pasada. Toda la gente del club se ha volcado mucho con nosotras», explica con satisfacción.

Pellicer y sus compañeras llevan dos temporadas defendiendo la camiseta del Tecnidex, aunque durante la campaña anterior, con los colores de la Universidad Politécnica, ya avisaron de su tremendo potencial.

«Estamos en la liga regional. Este año, por tercer año consecutivo, hemos quedado segundas. Nuestro gran rival es el CAU. Llevamos tres años seguidos jugándonos la liga con ellas en el último partido», comenta. Esperan quitarse la espina el próximo curso: «Nuestro objetivo para el año que viene es ganar la liga e intentar ascender a División de Honor, que es lo que estamos intentando conseguir desde hace tres años».

El grupo liderado por Pellicer se erigió en pionero a nivel autonómico: «La liga femenina valenciana tiene cinco años. Antes, nos íbamos a Madrid a jugar porque éramos el único club en la Comunitat. Ha crecido muchísimo. Ahora hay ocho clubes en la Comunitat y seguimos creciendo. Es increíble haber vivido esta progresión». Derribaron muros: «Hay un prejuicio que todavía se ve, pero cada vez menos. El rugby es un deporte muy inteligente, estratégico y táctico. Es para todo el mundo. El contacto se asume tanto si eres mujer como si eres hombre. No hay ninguna diferencia».