M-14: CAMPEONES AUTONÓMICOS.

Campeones de la Comunidad Valenciana, trece victorias consecutivas, 411 puntos a favor y 32 puntos en contra. Esto son números de un campeón. Pero lo que vimos este sábado en el campo es un EQUIPO de campeones, quiero hacer mucho hincapié en lo de equipo. Y es que un equipo campeón es capaz de sacar un partido duro en el que las cosas no terminan de salir.

Antes de todo felicitar al CAU por su progresión a lo largo de todo el año y por brindarnos una final tan emocionante. Del mismo modo quería denunciar la pasividad arbitral ante muchas agresiones, cosa que le indicamos en el descanso, y que finalizo con Marc Calduch inconsciente en el suelo, tras recibir un rodillazo en la cabeza, no justamente involuntario.

El partido comenzó tal y como esperábamos, mucha presión por parte del equipo rival, pero como en partidos anteriores, poco a poco nos fuimos haciendo con la posesión del balón. Aprovechando los múltiples golpes de castigo del rival fuimos ganando metros hasta encerrar al CAU en su campo. Pero ahí no supimos concretar las oportunidades. No apoyábamos al portador del oval, imprecisiones en los pases, salimos del maul antes de que este entre en ensayo. También recalcar la cantidad de veces que los jugadores del CAU se tiraban encima del ruck para frenar la salida del balón y que el árbitro ni siquiera se molesto en amonestar verbalmente. Esto y muchos errores supusieron acabar la primera parte sin puntos. Error también por parte nuestra por no haber pedido palos en algún golpe de castigo a favor.

La segunda parte empezó como la primera. Fue el CAU quien imprimió más ritmo en el comienzo. Las fuerzas se igualaron y el partido empezó a ser un correcalles. Un equipo ganabas 60 metros pero automáticamente los volvía a perder tras regalar la posesión al rival. Cuanta veces nos fuimos sólo, falto el apoyo, y nos pescaron el balón; las mismas veces que muy atentos se lo robamos a ellos. Pero en este juego salimos ganadores. En un ataque por el lado derecho entramos en su 22 y tras un pase de Marc Calduch, Vicente Saez hace una genialidad, un palmeo hacia atrás (un gesto como el de un jugador de baloncesto al hacer un mate de espaldas) que le hace llegar el balón a Juan Jorge «Kiwi», que con un cambio de pie y un salto de 2 metros evita a dos defensores para aterrizar en la zona de ensayo. Locura en la banda y en el campo. Vicente desconcentrado no consigue pasar la patada.

Hemos abierto el marcador, volvemos a concentrarnos. Y el partido sigue con sus idas y venidas. Todo igual hasta la agresión sufrida por Marc. Debido a los cambios ya realizados, nos toca parchear el equipo. Maugan pasa de apertura y Gerard de zaguero. Y aquí comienza el control total del juego por parte de CAU. Empezamos a llegar tarde a los rucks, entramos en los rucks ya ganados y las fases empiezan a perder velocidad. Y terminamos perdemos nuestra identidad. Empezamos a chutar balones que nos obligan a defender contraataques en nuestra 22, sin conseguir salir de nuestro campo. No hemos chutado ni un solo balón en toda la temporada y en ningún momento en toda la temporada nos han encerrado 20 minutos en nuestra 22. Jugando y dando velocidad a las fases de juego siempre hemos dominado al rival.

Y aquí vuelvo a lo del Equipo Campeón. Primer partido del año en el que nos quitan la posesión del balón y tras 20 minutos de perfecta defensa conseguimos el objetivo. Si algo tienen los grandes equipos es que cuando no salen las cosas, sabe aprovechar las pocas oportunidades y trabajar y esforzarse en defensa para crear un muro infranqueable.

FELICIDADES CHAVALES.