las fabulosas crónicas de la historia del rugby – EL PARTIDO DE LOS TUERTOS.

EL PARTIDO DE LOS TUERTOS.

Cuando al fin termino, el 11 de noviembre de 1918, la Gran Guerra, cerca de 9 millones de hombres habían caído sobre lo que se llama púdicamente el ” Campo del honor”. La actitud heroica de los rugbymen de todos los países (desde el principio de la guerra las federaciones británicas pidieron a sus miembros unirse espontáneamente a las fuerzas armadas) causó grandes pérdidas entre los mejores jugadores.
Así Francia vio desaparecer la mitad de sus jugadores movilizados. Y a pesar de un pasado internacional limitado a los últimos 8 años (1906-1914), 23 de los 114 seleccionados tricolores no volvieron del frente. A los británicos tampoco les respeto la guerra: 66 internacionales fueron víctimas del conflicto. La pequeña Escocia, proporcionalmente, perdió más jugadores que cualquier otra nación. 30 titulares del cardo no regresaron a las Tierras Altas. Los ingleses deploraron 26 muertos, el País de Gales 10, Irlanda 9. Nueve neocelandeses, de los cuales el celebre Dave Gallagher, y 4 sudafricanos desaparecieron igualmente en el campo de batalla europeo.
La guerra ha terminado, los años locos comienzan, los encuentros internacionales se retoman, el Torneo de las 5 Naciones renace.
El 1 de enero de 1920 Francia se enfrenta a Escocia en Colombes, en el primer Torneo tras la guerra. A pesar de la lluvia 25.000 espectadores están presentes en el Parc des Princes. En la tribuna de honor está el mismo Paul Deschanel, presidente de la asamblea nacional y futuro presidente de la República.
Sobre el terreno, solo 4 de los franceses fueron internacionales antes de la guerra: René Lasserre, Struxiano, Sébédio y Lubin-Lebrère. El barro no permite muchas ocasiones para el juego abierto. Lástima, pues la fuerza del equipo francés reside ya en sus línea de tres cuartos. Con valor, los franceses no se inclinaron más que por 5 a 0.
Pero este encuentro quedará en la historia del torneo por otra causa. Cinco jugadores han perdido un ojo en el curso de los enfrentamientos del 14-18: los franceses Thierry et Lubin-Lebrère, y los escoceses Hume, Laing y Wemyss. Francia-Escicia 1920 será a partir de ahora ” el partido de los tuertos”. El desplazamiento a Twickenham, el 31 de enero, no aportó mejores resultados: 8-3 para los ingleses. Los galeses, el 17 de febrero, ganaron 12 a 5 en Colombes ante 30.000 espectadores.
Empezó mal el Torneo de 1920, sin duda para los franceses. Pero las cortas derrotas son significativas. Los franceses hacen prácticamente juego parejo con sus adversarios. Lo harán incluso mejor el 3 de abril en Dublín, en plena revolución irlandesa: 15 a 7, cinco ensayos a uno. Primera victoria en el exterior de Francia en el Torneo.