Inicio de temporada del Tecnidex Valencia(Primera territorial)

El pasado domingo 25 de septiembre daba comienzo la liga de Primera Territorial para el Rugby Club Valencia Naranja, frente a uno de los equipos más potentes de la categoría que en la temporada anterior llegó a disputar la fase de ascenso a División de Honor B el Akra de Alicante.
Evidentemente se trataba de un encuentro a la postre difícil por muchos matices, el primero de ellos un rival con un buen conjunto de jugadores con cierta veteranía y potencia física, en segundo lugar el Valencia presentaba un equipo con muchas incorporaciones nuevas como suele ser habitual en los equipos de refresco de clubes que juegan en divisiones nacionales.
El TECNIDEX VALENCIA tenía una premisa clara, aprovechar cada minuto para aprender el sistema de juego que se quiere inculcar en las categorías seniors del Valencia. De la mano de José Cuesta que regresaba a su casa deportiva y con unas directrices de juego marcadas por la sencillez y el ir del menos al más; consciente de las necesidades de un equipo con niveles de juego muy dispares y carencias físicas de igual índole, planteó el partido como una oportunidad para seguir entrenando las dinámicas que durante la semana se habían ido trabajando.
Tras el pitido inicial los primeros minutos tuvieron un claro protagonista en nuestros chicos, que entendieron a la perfección la estructura defensiva y de ocupación del terreno de juego y pusieron en aprietos a los alicantinos llegando a adelantarnos en el marcador con un ensayo de Pablo, uno de los recién incorporados desde la categoría de S18 al Tecnidex Naranja. Manteniéndonos por delante en el marcador durante toda la primera parte, en la que el esfuerzo individual y colectivo fueron de la mano ante un Akra muy incisivo, con un juego en penetración contundente y lanzando a sus ¾ en numerosas ocasiones sin que pudieran sobrepasar la defensa valenciana que ocupaba bien el espacio en el terreno de juego, y obligando al Akra a jugar al pie, buscando nuestra espalda ante la falta de recursos en demasiadas ocasiones. De hecho la actitud de unos y otros en el campo daba una clara imagen de lo que estaba aconteciendo. Por un lado un TECNIDEX VALENCIA bien estructurado tanto en defensa como en ataque, ganando las fases estáticas en touch y sin dejarles avanzar más de lo necesario en melé, concentrados ante el encuentro que se les presentaba y manteniendo un silencio colectivo tan solo roto apara las llamadas de apoyo en la defensa o en el juego lanzado y un Akra desbordado ante la imposibilidad de batir a un equipo a la postre inferior y que la temporada anterior no había presentado oposición y que les llevó a mostrar una actitud en conjunto donde los reproches mutuos alimentaban sus errores no forzados que el Valencia aprovechaba para recuperar el balón, una y otra vez.
Ya en la segunda mitad de juego y tras su restructuración el Akra salió mucho mas concentrado e hizo valer su mejor condición física para mover el balón con mayor rapidez, aprovechando la velocidad de penetración de sus centros para igualar el marcador a los pocos minutos de juego. A partir de ahí el TECNIDEX VALENCIA aguantó otros 20 minutos llevando el balón hasta las alas para aprovechar la velocidad de nuestros ¾ que no fraguaron en ensayo, pero que nos hicieron ganar metros tanto como cansancio en las piernas de muchos jugadores con bastantes carencias por falta de una correcta pretemporada. Añadiendo que la necesidad de dar descanso a nuestros primeras líneas por recambios en pleno proceso de aprendizaje, fue claramente aprovechado por los chicos del Akra que supieron aprovechar aumentando una velocidad más a su juego y superando los espacios creados por nuestra defensa para ponerse por encima del marcador e incluso para ensayar hasta en 3 ocasiones más.
Sin duda y a pesar del resultado el partido estuvo muy equilibrado, con diferencias físicas indispensables para la práctica del exigente rugby pero con una planificación del juego por parte del Tecnidex muy notable, cabe destacar que 2 de los ensayos del rival se vieron favorecidos por acciones de precipitación de nuestros chicos que regalaron el balón al Akra. Por tanto la lectura del encuentro se torna muy positiva, con los puntos a mejorar bien clarificados por José Cuesta que promocionará la evolución entreno a entreno, partido a partido, para que el equipo vaya creciendo y creyendo en sus posibilidades partiendo de un juego simplificado, con sello propio y donde el marcador al igual que pasa durante un entreno sea lo de menos. A fin de cuentas lo que la dirección deportiva del Club a entendido y construido como un proyecto a largo plazo contando con una cantera de jugadores en su mayoría muy jóvenes y con muchísima proyección aun.
TODO SUMA. ¡Amunt TECNIDEX VALENCIA!