Empezamos la temporada con Alvaro Sanz

Empieza la temporada 2015/2016 y queremos empezarla con vosotros dando empuje a este ilusionado proyecto, para el cual queremos contar con vosotr@s jugador@s, padres, entrenador@s, y todo aquel que forme parte o simpatice con nuestro club.
Vamos a crear varias categorías que podéis ver en el listado de la derecha y queremos que nos escribáis a motivacion@valenciarugby.com con todo aquello que os pase por la cabeza en cualquiera de ellas: Poco a poco iremos filtrando vuestros mails y los nuestros y exponiéndolos aquí tendremos un tablón de anuncios que nos ayudará, nos enseñará y nos entretendrá, y por supuesto NOS MOTIVARÁ.

Asi pues quisiéramos empezar con una nota de un compañero vuestro y amigo, un gran jugador y persona, como no podría ser de otro modo, que tuvo a bien exponer en Facebook estas palabras después de que su grupo S18 terminara la pasada temporada en EL TERCER PUESTO DEL CAMPEONATO DE ESPAÑA SUB 18, y que incluimos en el apartado ANECDOTAS, VIVENCIAS Y MOTIVACIONES QUE NOS DA EL RUGBY.
Estas palabras emotivas y motivadoras que vais a leer a continuación, fueron parte fundamental de la inspiración de los S14 que acudieron a Valladolid en mayo pasado, junto a su queridísimo entrenador Raúl Valero, que estuvo muy a la altura con ellos, para también participar en el campeonato de España, en el que obtuvieron el SEPTIMO PUESTO nada más y nada menos.

Después de casi una semana del final de la temporada, creo que toca reflexionar. Que momento, aquel en el que le comenté a mis padres que quería probar cosas nuevas, algo que desconociera por completo, algo que descubrir. Un compañero y un familiar me recomendaron que jugara a rugby, un deporte en el que pensaron que encajaría bien. No fue una decisión que me costara demasiado de tomar, puesto que más desconocido que eso, después de salir de futbol, no había nada. Ese momento, marcó un antes y un después en mi vida, un deporte en el que en ningún momento se me discriminó por mi condición física, y tuve un recibimiento espectacular. En el primer momento comprendí que realmente es un juego de bestias practicado por caballeros. Y ya lo he dicho, he compartido durante estos dos años maravillosas anécdotas con mis compañeros: victorias, derrotas, finales, salidas, fiestas, viajes… Más que compañeros, dentro del terreno se convierten en 14 hermanos que dejarían su vida por apoyarte y por defenderte, demostrando la elegancia de este deporte. En primer lugar, agradecer a los entrenadores Pablo Lammertyn Cort y David Giner, por ayudarme a encajar desde el primer momento en este deporte, segundo, a Antonio Nuñez, por convertirse en mi gran apoyo dentro del rugby, a Vicente Mallent por ser mi “padrino” en el equipo, y, por último y más importante, a todos y cada uno de mis compañeros, sin el apoyo de todos vosotros nunca me hubiese sentido tan feliz dentro de un terreno de juego. Nunca tendré palabras suficientes para expresar lo que siento hacia vosotros. No somos el mejor equipo de España, pero somos el mejor equipo del mundo.