Crónicas 19-11-016.

Un día en el circo.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas.
-Pasen y vean, señoras y señores, niños y niñas, pasen y vean los fenómenos del rugby.
En el polideportivo de la Pelosa, bajo la carpa del circo, Fran el maestro de ceremonias presenta a los equipos de UER Montcada y RCV, todos reconocidos artistas sobre la pista.
El RCV llega con su equipo de gala para enfrentarse a los bulliciosos moncánicos de l’Horta Nort.
-Pasen y vean a la mujer tragasables, a la piscina sin agua, a la bandera de Italia, a la cabra que hace media…hora que no come. Pasen y vean a Carlitos el acróbata; al forzudo Alexis; a Diego el malabarista; a los hermanos funambulistas Álvaro y Pablo, llegados del misterioso continente; a Carlos Borso di Carminati equilibrista sin red; a Franki el prestidigitador; al clown distraído Edu, y a los saltimbanquis Lluc y Marc.
Ante este despliegue de agilidad, habilidad y fuerza el UER Montcada no puede resistir, y llegan los ensayos sin demora. Se suceden las carreras y la lucha, el balón vuela bajo la carpa, y el público grita desde el anfiteatro.
Y continua el espectáculo con los magos del balón, que hacen soñar con su juego alegre, lleno de fantasía y audacia. Como juegan estos chicos, sus mejores armas son la velocidad, la presión sobre el contrario y una contagiosa pasión por compartir la pelota.
Con el redoble de tambor que anuncia lo más difícil todavía culmina la función matutina, y los triunfales artistas del oval son despedidos por un público entregado.
La magia del rugby sigue de gira con su brillante espectáculo el sábado que viene.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!
UER Montcada 0-RCV verde 11(15): Carlitos (4), Alexis (1), Diego, Álvaro (6), Carlos Borso di Carminati (2), Pablo (1), Franki (1), Edu, Lluc y Marc.

Misión Imposible 2.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Mediodía, nuestro cuerpo de élite del SSM-10 (Servicio Secreto de Su Serena Majestad) debe lidiar con la peligrosa organización delictiva CAU ( Cuerpo Atlético Uniformado), que se distingue por usar casco con orejeras y botas de tacos, para agarrarse mejor al terreno resbaladizo.
Aunque el día es soleado alguna nube viajera siembra el desasosiego entre las filas de nuestros valientes agentes. Pero a pesar de ello la decisión de llevar a cabo su misión y cumplir con el deber les anima, y sacando fuerza de flaquezas no se amedrentan ante tamaña proeza. Desafiando los peligros y la rudeza del contrario persiguen su arriesgada misión, recuperar el balón ovalado, arma mortífera en manos del Doctor Ruck y su malvados adeptos.
El SSM -10 envía el cuerpo de élite blanco para detener a los villanos del CAU. Pero en los primeros enfrentamientos estos resultan aguerridos, disciplinados y tenaces; escapan fácilmente de sus perseguidores y son duros defendiendo su territorio.
Pero pasados los primeros minutos, el capitán súper Mateo y el agente Luis 0010 toman las riendas del partido y empleándose con vigor dan caza al enemigo, consiguiendo romper las líneas defensivas. El superintendente Alberto envía órdenes desde el centro de operaciones: corre, placa, pasa, ¡pasa de una vez! Arriba, atrás, ¡Vamos, come on, allez!
Gael y Ricardo dan caza de incógnito al contrario; Víctor sorpresa y Octavio usan su velocidad y astucia para salir del atropello.
Los villanos se resisten y hay que recurrir al Servicio de Inteligencia, Curro y Fran especialistas en camuflaje actúan en apoyo sin ser vistos. A la par Fernando y Marco usan tretas sicológicas para hacerse con el balón. Hasta el último momento no se sabe quién conseguirá llevarse el preciado artefacto. Al final con el juego en equipo se recupera el balón ovalado, antes de que caiga en manos del chiflado Doctor Ruck, que quiere dominar el mundo. Desde la banda los padres no se pierden un solo movimiento de este baile de espías.
La guerra contra el mal no acaba aquí, se presagian nuevas y emocionantes aventuras en las próximas semanas.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!
Gracias a nuestro árbitro de fortuna Sunnil.
CAU guepardos 9-RCV blanco 13: Mateo (5), Luis (4), Fernando, Fran (2), Marco, Gael, Víctor, Octavio, Curro (2) y Ricardo.

Me gusta jugar.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Hoy es sábado y Jaime espera impaciente que lo recoja su tía para ir a jugar al rugby. Ya ha desayunado y está preparado con su equipación y sus botas de tacos. También le acompañan su primo Curro y su amiguete Luis, y se van juntos de camino por el viejo cauce del río Turia. En cuanto llegan al campo se ponen a calentar con sus amigos y el entrenador Marcos. Hoy juegan contra el Tatami un duro contrincante. Estos chicos, aunque parece que no se aplican demasiado en los entrenamientos, en los partidos juegan de maravilla. Tienen sin duda un secreto para saltar al campo y jugar tan bien. Antes de empezar los partidos se juntan en piña con su entrenador que les dice unas palabras de ánimo que tiene efectos mágicos.
Los papás, los tíos, los abuelos son sus mayores admiradores, siempre están pendientes de las buenas jugadas, los tropezones, animan sin parar y acuden en el descanso con el agua y las galletas energéticas.
Dese el comienzo del partido el veloz Lucas y el robusto Carlos Montañana indican el camino a sus compañeros. Nacho se encarga de repartir el juego con criterio y siempre busca a los jugadores en mejor disposición para jugar el balón; unas veces lanza en ariete a Jorge, otras alerta a los escurridizos Ibu y Rodrigo, o arriesga por el lado cerrado con Sergio y Alex. Héctor suele ir por libre y alcanza distinta suerte. Para Jaime y Leo todo pasa muy deprisa en el partido, y a veces les resulta algo confuso, pero con el apoyo de sus compañeros cada día lo pasan mejor jugando al rugby.
Hoy los chicos están contentos, el partido resulta divertido, y además han ganado, sonríen de alegría, aunque siempre lo hacen, pues lo que más les gusta es jugar y divertirse.
La jornada llega a su fin, tras el tercer tiempo, Jaime se despide de sus amigos y su entrenador le dice lo bien que ha jugado hoy. Jaime mira de reojo a su tía que le guiña un ojo. Jaime está contento, y piensa que faltan muchos días para volver a jugar con sus amigos al rugby. Pero Curro y Luis le susurran al oído las palabras mágicas: ¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!
Tatami 0-RCV naranja 7 (22): Sergio (4), Jorge, Carlos Montañana (2), Lucas (6), Nacho (3), Héctor (1), Jaime, Leo, Ibu (2), Rodrigo (3) y Alex (1).
Gracias a todos. Entrenadores S-10.