Cronica Semifinales M16

Se acercaban las semifinales. Tras un mes de parón, un viaje a Francia un tanto extraño, lesiones de jugadores más que fundamentales en el equipo,… y unos cuartos de final globalmente mediocres si contamos con el primer partido. Este año ha sido demasiado irregular, demasiados altibajos, y eso fue lo que se vio en esos cuartos de final, las 2 caras de este equipo. Pero se acercaban las semis contra un rival aun imbatido para nosotros, un rival que conseguimos dominar en ambos partidos, pero que no supimos ganar. El inter, Cullera-Tavernes-Alzira, es un equipo que quizás no destaque por su juego colectivo, pero si por ciertos jugadores con un alto nivel individual. Solo teníamos que agobiarlos con un juego rápido, no caer en su juego sucio y conseguir lo antes posible anotar esos puntos que no logramos en la fase regular. El día del partido de la ida llego por fin. Tras lo aprendido en los entrenamientos, en Francia, y la lección que nos dio el tatami en los cuartos, el equipo sabía que podía, pero que todo dependía de su actitud.

Comienza el partido de la ida. Las ordenes de Pablo, ausente por tener que jugar la fase de ascenso a DHB, eran claras; jugar rápido preciso y defender lo más mínimo. Y lo que ocurrió en la primera parte fue aun mejor, nuestro equipo se fue con un 15-0 al descanso. El ritmo fue impresionante, la comunicación no falto a la cita y solo con 2 fases de juego avanzaban casi 40 metros. No dejaban avanzar al rival con el balón, más bien retrocedían por sus errores y la presión de nuestros chavales y las posesiones que perdían por error, las recuperaban por los errores rivales. Las Touch salieron perfectas, gracias a un buen lanzamiento de nuestro “rojillo” y gracias también a nuestro primer saltador, que como ya dije en su tiempo no tiene nada que envidiarle a los saltadores de nuestro sénior. Los ensayos llegaron de mano de Maxwell (poco antes de su “lesión sobre lesión” ) y de Axel. El ensayo de Maxwell, uno más a su cuenta particular de ensayos sorteando a todos los rivales desde el medio del campo y ensayando en el banderín, el de Axel, gracias a la velocidad del juego encontró su hueco en la defensa y solo tuvo que lanzarse en la zona de marca. El ensayo de Axel fue transformado por Ángel Penichet que estuvo bastante acertado ese día, anotando 3-3 en patadas ( y eso que justo antes, en el calentamiento, chuto unas 20 y solo marco 2 o 3 ). Al finalizar la primera parte, me di cuenta de una cosa, estos chicos estaban jugando su mejor partido, y incluso ellos estaban sorprendidos de que podían jugar a ese nivel. El entrenador del Inter, que suele marcar su presencia con muchos gritos, al puro estilo del Chino, no parecía estar presente, la grada también sorprendida parecía muda en algunos momentos. Las caras de sorpresa de los jugadores rivales marcaban algo importante, la sorpresa les jugó una mala pasada y no sabían que hacer para solucionar este caos.

Comienza la segunda parte, faltaban unos puntos más para asegurar la eliminatoria, tenían que seguir jugando con el mismo nivel que la primera parte, y enmendar los errores de recepción de patadas rivales. Pero de repente todo cambio, empezamos a defender, ya no atacábamos, perdíamos metros sin parar, nos avanzaban sus mauls desde su 22 hasta nuestra 22 prácticamente. Sus delanteros, especialmente su 8 o uno de los gemelos que tienen en la delantera, empezaron a avanzar esos metros que no lograban en la primera parte y esto les hizo crecer. El otro gemelo, este en la línea como 1er centro también destrozaba nuestra línea defensiva. Si en la primera parte, el único que creó peligro del equipo rival fue el 10 con sus patadas profundísimas para lo normal en esta categoría, ahora se despertaban los que no debían, los que tiran del carro en el Inter. Nos marcaron 2 ensayos insistiendo con su delantera, y no marcaron más por todos esos errores que cometieron ya casi en la zona de marca. Nosotros conseguimos sacar otros 6 puntos en la eliminatoria gracias a Ángel transformando otro golpe de castigo. El Partido se acabo con un 18-12 en el marcador, demasiado justito para estar satisfechos, pero pese a los errores de la segunda parte, yo creo que deberíamos quedarnos con esa primera parte en la que barrimos a un rival superior en fuerza física.
Soy de los que nunca miran estas cosas, y creo que si hubiera escrito esta crónica hace unos meses, la cosa hubiera sido bastante diferente.

Una semana más tarde, y esta vez en Cullera, se jugaba la vuelta. Salió un día lluvioso, y con un campo natural, el barro en ciertas zonas no podía faltar a la cita. Las condiciones no eran las favorables para nuestro juego, pero la lluvia perjudica a todo el mundo, por lo que no sería una excusa válida si perdíamos la eliminatoria.

El partido estuvo bastante igualado, empezó dominando el Inter, jugando en casa y con el partido de la ida en mente, no querían sorpresas y nos marcaron un ensayo a los 10 minutos de juego. Ya llegando al ecuador de la primera parte, nuestros chicos despertaron, comenzaron a confiar en ellos mismos y empezaron a mover el balón. Tras una buena jugada de Maugan, este consiguió llegar hasta casi el ensayo rival, pero algo raro sucedió, y tras un giro desafortunado, se le escapo el balón y con él la posibilidad de igualar el partido. Aun íbamos ganando de 1 en la eliminatoria, cuando un golpe en contra fue aprovechado por su pateador para adelantarse de 2 puntos en el global. Pero ya acabando la primera parte, apareció Ángel en una de sus entradas moviendo esas piernas que parece de dibujo animado, consiguió irse del rival y ensayar más o menos centrado para a posteriori acertar en la transformación. Fin de la primera parte, volvemos a estar por delante en el global con 5 puntos de ventaja. Pero el juego no estaba siendo para nada el correcto, y Pablo se encargo de concienciar a nuestros chicos que cambiamos o nos vamos a casa.

La segunda parte comienza y conseguimos dominar ligeramente, tras un golpe rival, Ángel vuelve a estar acertado y anota 3 puntos que nos alejan a más de un ensayo transformado. Pero seguimos renqueantes, con demasiados fallos, y le damos la oportunidad al rival para ensayar y transformar. 1 punto nos separaba de la tan esperada final. El partido en ese momento parecía mas un partido de futbol o de baloncesto, idas y vueltas, patadas largas, errores y avants… a falta de 8 minutos, el rival volvía a ensayar, sin transformar esta vez, y se alejaban de 4 puntos en la eliminatoria. Aun quedaba tiempo, pero finalmente no se consiguió, tras un intento a palos fallido que hubiera dado alas para buscar más golpes y errores del rival, lo único que conseguimos fue ganar 20 metros y una touch gracias a la presión, pero el Inter no estaba por la labor de regalar nada, y no encerró en nuestro campo, poco después el árbitro pitaba el final. Entre caras largas, tristes y lagrimas, nuestros jugadores pasaban por el tradicional pasillo. Después, juntándose todos, Pablo hablo como en todos los post partidos, y el tampoco pudo contener sus lagrimas, al igual que yo. Ha sido un año muy duro, hemos pasado por momentos delicados con un jugador muy querido por parte de todos. Ha habido muchas broncas por parte de los entrenadores, pero también muchas risas. Hemos sufrido la incompetencia de la federación francesa todos juntos y conseguimos afrontar ese problema aceptando con ganas la solución que propuso el club que nos acogió en Sete. Tras nuestra charla, mas de pablo que mía, los dejamos solos, hablando con su capitán y nos sorprendieron con el típico grito pre partido antes de irse a la ducha.

Un grupo con un gran futuro, eso no lo dudemos en ningún momento, pero un grupo muy verde aun mentalmente, eso sí podemos decirlo. Tenemos un medio muy listo y hábil pero que se pierde en situaciones difíciles y tenemos un apertura que desde enero ocupa esta posición, que le cuesta dirigir, y también se pierde en situaciones difíciles y con presión (sobre todo cuando el chino está presente). Yo lo sigo pensando y lo sigo diciendo, en 2 años este grupo ha crecido brutalmente, quizás teníamos mejor equipo para llegar a la final o quizás no, lo que si que es cierto es que tenemos un equipo que aun dará alegrías a este club como ya dio el año pasado.

Hoy han jugado por el tercer y cuarto puesto, pero el resumen de este partido lo hará el capitán de estos 2 últimos partidos : Enzo Bonneau. Lo único que voy a decir del partido de hoy es: Pido perdón a todos los jugadores, Padres y acompañantes. Hoy los nervios han podido conmigo y la falta de autocontrol ha provocado que hablara más de la cuenta. Lo que no he conseguido en 5 años en los campos de rugby lo he conseguido fuera, una tarjeta Roja que ensucia la imagen de este equipo y de nuestro club, no se volverá a repetir.