Cronica S12 Tecnidex Valencia- Poli Santa Cruz R.C.

Nuevo encuentro como locales en Quatre Carreres para recibir esta vez al Poli Santa Cruz RC, que aunque mermado en componentes para presentar un equipo de once, llegó motivado lo suficiente para plantear un aguerrido partido como se vió al final del mismo. La meteorología, un tanto confusa a lo largo de la mañana, quiso hacerse presente en el campo y se asimiló a lo que pudimos ver. Un sol radiante a ratos que seguro influyó en aumentar la temperatura de los que allí jugaban, unas nubes intermitentes como diversas fases de nuestro juego y que daban un respiro al ambiente caldeado en ciertos momentos y un viento insistente como lo fue el espíritu defensivo de nuestro equipo en el último tercio del partido.

Comenzó el partido con un ensayo para los nuestros en una jugada de habilidad y visión de juego, sabiendo aprovechar la oportunidad que brinda el balón perdido y dividido. Lamentablemente, pero sirviendo para futuras contiendas, la superioridad física manifiestamente constatada antes del inicio por un señor inglés que deambulaba por la banda, se hizo notar y así bien pronto, empezamos a encajar ensayos del rival, con ciertas facilidades por nuestra parte. No era tarea fácil placar algunos adversarios, pese a los intentos de los chicos, pero el equipo tampoco se vino abajo por el resultado y siguió jugando de manera ordenada en ataque, buscando apoyos entre ellos cuando las individualidades nuestras no permitían la llegada a línea de ensayo. Así, constataron de que pese a ir por detrás del marcador, el esfuerzo y el juego en equipo permiten no perder la cara al rival y seguir dentro del partido con opciones a voltearlo.

EL segundo tiempo supuso un cambio en nuestra actitud, con fases de desconcentración en defensa, y con intentos de jugadas pero ya sin buscar el imprescindible apoyo del equipo. Buscamos a través de carreras individuales que indudablemente en ocasiones sacan réditos, pero en las que a veces, y como se apreció aquí, falta ese último pase en el momento preciso, que dejaría al compañero en posición optima para culminar la jugada. La generosidad siempre es agradecida en este juego, y lo sabéis. De justicia es reconocer que el juego intenso, duro y la superioridad física del rival, unido a dos o incluso tres acciones antideportivas sin castigo amedrentaron a los nuestros en esta fase del encuentro. Pese a ello, y es justo decirlo en ningún momento nuestros jugadores respondieron a estas acciones y se comportaron como auténticos caballeros con el rival.

El último tiempo del partido supuso un revulsivo en la actitud de los nuestros, que viendo como se les escapaba el partido, sacaron ese genio y casta que pronto se contagió a la totalidad de jugadores, incluyendo el banquillo que se sintió también parte de los que jugaban reclamando insistentemente al entrenador su entrada al campo. El orden empezó a imponerse, tanto en una muy aguerrida defensa como en unas constantes combinaciones de ataque. Hubo mayor combatividad, luchando por cada balón suelto, cada metro ganado era un paso enorme hacia la remontada. Placajes con la suficiente entrega y convicción, sabedores de que lo que se jugaba tan sólo dependía de una actitud conjunta. Los rapaces fueron conscientes de sus propias posibilidades, en cuanto vieron que la igualada estaba cerca después de ir todo el encuentro por detrás en el marcador, y esa percepción que de sí mismos tuvieron fue la necesaria para obrar casi la hazaña.

No importa que no se consiguiera. Ahora saben que poseen las condiciones necesarias para no dejarse avasallar y que pueden con inteligencia, entrega y compañerismo, sacar adelante las situaciones adversas que puedan encontrar en lo sucesivo.

Gracias a los entrenadores por su dedicación, pero sobre todo por la enseñanza del respeto que inculcan a los nuestros. Gracias también a los delegados, titulares y sustitutos sucesivos, padres y hacedores del tercer tiempo cuyo próximo grupo tiene el difícil reto de superar al presente que estuvo soberbio, como siempre, en su preparación.

Salud a todos.