Cronica S12 CAU 19/11/16

Este pasado sábado los equipos de S12 del Rugby Club Valencia visitaban la sede del río para enfrentarse a los chicos del CAU, en un partido muy matinero. Convocados a las 08:30h de la mañana para jugar media hora mas tarde los chavales respondieron muy bien llegando a tiempo para el calentamiento mas que necesario a horas de juego tan intempestivas. Tras unos minutos de trote y juegos de lucha con los que quitarse de encima la modorra propia de cualquier sábado a esas horas reunimos al grupo para establecer el sistema de juego que creíamos necesaria ante un rival siempre correoso y rápido de acción como es el CAU. Durante esta semana estuvimos intentando practicar tanto el placaje uno contra uno, como la patada a seguir, pero siendo pieza fundamental del entrenamiento de la semana el que subieran a presionar el ataque en defensa como una sola línea defensiva, por tanto ante un rival de calidad había que esforzarse en aplicar lo entrenado y ser capaces de llevarlo a terreno de juego. Fue por eso que tan solo les pedimos tres cosas como sistema de juego: placajes contundentes, subir a presionar en defensar en cortina y mover el balón antes de ser neutralizados por el rival.

Evidentemente en pleno proceso de formación hubo quien entendió el sistema de juego y a quien les costó un poco mas asimilarlo, todo y que en reglas generales el partido tuvo un resultado muy positivo en la forma de jugarlo. Tan solo a mi entender faltó actitud frente al placaje, y más cuando algunos de sus jugadores sobrepasaban varias cabezas y otros tantos muchos quilos a cualquiera de nuestros jugadores. De hecho la mayoría de sus ensayos vinieron de jugadas de esos o mejor dicho un rival concreto al que no consiguieron parar ante su avance hacia la zona de ensayo. En muchas ocasiones esa falta de actitud hacia la maniobra de derribar al contrario se contagia entre todos los jugadores y a medida que pasan los minutos se torna muy difícil reconducir la situación. Con todo hubo quien lo intentó con mucho éxito, pero el CAU también supo aprovechar sus recursos de forma eficiente. No hay que preocuparse ya que el placaje tiene mucho de madurativo y de mimético, a medida que les vayamos aportando sesiones analíticas de menos a mas donde puedan mejorar poco a poco la técnica empezaran sin duda a encontrarle las virtudes de la acción de placar por si mismos o por observación de sus compañeros, por tanto hay que ser pacientes e intentar que no se agobien ante situaciones que a muchos aun les desbordan. Cabe indicar que por suerte el CAU tampoco se mostró muy placador y aunque parezca extraño incluso las actitudes del contrario se suelen contagiar.

La segunda cosa que les solicitamos fue la de subir en cortina para ahogar su ataque, y esta salió algo mejor, consiguiendo robar muchos balones y neutralizando las acciones del CAU a quienes les costaba llegar hasta nuestra zona de marca. Los chicos del RCV ocuparon bien los espacios, subieron rápidos a la defensa para no darles espacio de ataque y velocidad al CAU –que con la envergadura de sus jugadores, habrían sido imparables- e incluso a veces algunos jugadores eran tan rápidos en la subida que el arbitro les llamó la atención creyendo que se encontraban en fuera de juego varias veces. Así por tanto seguiremos practicando esta situación del juego que en buenas condiciones físicas se torna muy agobiante para cualquier equipo atacante. Si bien el CAU estuvo mas inteligente en los saques rápidos de golpe ante la pasividad de nuestros jugadores, mas pendientes de lo que había pitado el árbitro que de retroceder de forma automática los metros de rigor para que el equipo no sancionado pueda habilitar y jugar el balón de nuevo.

Por ultimo como parte fundamental de este deporte consideramos necesario que el balón esté en constante movimiento ya que éste se desplaza con mayor velocidad que cualquier jugador, y bien es cierto que en estas categorías aun, al igual que pasa con las inferiores les cuesta soltar el balón hasta que no son del todo neutralizados por el contrario. También es muy madurativo, pero en este sentido de entendimiento de las dinámicas del juego: que vayan observando las virtudes de fijar al contrario para descargar el balón en el compañero que viene al apoyo, por supuesto es una acción propia del juego que requiere de mucho tiempo para aprenderla y ejecutarla ya que nuestra cultura deportiva prima la acción individual frente a la solidaridad colectiva. El RCV movió bastante el balón, de hecho lo hizo mucho más que en partidos anteriores, pero sin que el avance fuera significativo; esto se produce cuando desplazas el balón de lado a lado sin que los jugadores previamente avancen en línea recta antes de soltarlo. Por otro lado se vieron bastantes pases de reverso y algunos off-load, que no fueron interceptados y que a pesar de creer que aun es pronto para que dominen ese tipo de transiciones del balón, por otro lado soy de los que pienso que deben ir probando todos sus recursos y ver los resultados para bien o para mal de los mismos, al tiempo que limitarles les convertiría en autómatas y no se trata de eso para nada. Por tanto habrá que seguir practicando y practicando su habilidad con las manos, uno de los aspectos más fundamentales del Rugby, ya que como les decimos en los entrenes a los chicos para poder ensayar se necesita tener el balón y no perderlo.

Resumiendo el partido tuvo una primera parte con mucha presión del RCV que desbordó las intenciones del equipo local, una segunda parte en la que el CAU desplegó su potencial en lo físico y rapidez de juego en los golpes a su favor y una tercera parte en la que nuestros chicos estaban mas frescos físicamente y les permitió encontrar el ensayo en jugadas por las alas de puro atletismo. Buen partido en general, con un arbitro muy educativo que ayudó en todo momento a que los chicos entendieran el porqué de las decisiones y como parte negativa un estado del terreno de juego deplorable por el inexistente mantenimiento del mismo y su uso intensivo.

A seguir entrenando, jugando y divirtiéndose que aun hay mucho Rugby por delante, y a buen seguro otros tantos madrugones. Gracias a los padres y madres por su puntualidad, al delegado por su excelente labor y a los chicos por ser parte de todo esto.

Alineación:

Arnau de la Cuadra, Gonzalo Cotter, Mario Orzáez, Pau Gonzálvez, Rafa Soler, Asier Cilleruelo, Alex Verde, Rodrigo Herrero, Axel Fernández, German Gaudisa, Emi Pirro, David Marco, Carlos Pérez-Marza

Ensayos:
Gonzalo Cotter, 2
Pau Gonzálvez, 2
Mario Orzáez, 5
Carlos Pérez-Marsa, 1