Crónica partido 8-11-2014.

Simpatía por el diablo.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Cuando el diablo no tiene que hacer, coge la pelota y se pone a correr. Y si es en compañía de muchos otros mejor que mejor.
Así pues Su sulfurosa Majestad salió de la pestilente cueva y reunió a su equipo de familiares, inquietos diablillos a cual más bello y revoltoso, todos vestidos de verde lagarto. Pronto se unieron al festival del “juego limpio” otras criaturas demoníacas, adoradores del dios Abeja, con sus camisetas de himenóptero endemoniado.
A los esbirros del mal les encanta jugar al añejo football-rugby: grandes y desordenadas melés que se alternan con carreras vertiginosas, donde restalla el fuego y la sangre.
Empieza el desconcertante partido, con el pitido del árbitro, que no sabe que cuando todo acabe será arrojado sin contemplaciones a las calderas de Pero Botero o a la balsa de la mier… .
Satanás comanda a su tropa de Patillas con gracia y desdén: ¡corre canalla, pásame el balón o te mando a ver a San Pedro! Los hermosos gaznápiros se tiran a morder a los tobillos, y no dejan títere con cabeza, si algún desgraciado cae al suelo le dejan la marca de su tacos, y desprecian sin miramientos las normas que dicta el atribulado juez de campo.
En un diabólico lance toma el balón el desalmado Germán, y se pone a bailar a lo Michael Jackson, patrás y palante. Sobando el balón con avaricia se lo pasa al pícaro Asier, máquina de repartir estopa a diestro y siniestro, empuje imparable y mágicas tretas para robar el balón, su juego rompe como las olas en el dique impasible de la defensa. Al relevo llegan Manu y Oscar infieles del balón que asustan con sus espeluznantes apariciones en pleno ataque de locura del contrario. Pero la jugada sigue, y en lo más ardiente de la pelea arranca el malandrín Ximo derribando casas y árboles y como es de gran corazón libera el balón para el enredador Emi furibundo aniquilador en el paquete de los forwards, que avanza hacia la línea de ensayo. Para añadir más leña al fuego aparece el granuja David Meis dejando una estela de carbón y cenizas cada vez que acelera en lo hondo de la defensa; para dar temple y cordura entre tanto desatino surge de la niebla de azufre el malévolo Luisón, que sueña con ser villano con o si balón.
Su majestad Lucifer quiere asestar el golpe definitivo, y llama a sus superesbirros, que con solo pisar el césped o tocar la pelota son capaces de encender el relámpago que fulmina. David Marco, Pau Gonzálvez y Juancho díscolos representantes del juego canalla, gustan asociarse con Arnau, Gonzalo y Daniele tunantes que engatusan a propios y extraños con sus trafullas hechizantes. También hay dos terribles y siniestros jugadores que disputan a Satán su puesto en el equipo por su excelencia en el juego inconfesable: Mario que cuando corre con el balón el mundo deja de girar, y la defensa estática solo tiene ojos para contemplar su grácil desenvoltura; y Pau Caballero paradigma de jugador de buena cuna, generoso, valiente, humilde y brioso dentro y fuera del terreno de juego.
El partido llega a su fin y como un fantasma demoníaco aparece por sorpresa el artero soñador Héctor Gallego, a quien saluda encaramado en lo alto de la portería un espíritu perjudicado, uno de los peores superesbirros del maligno, Vicente el Centellas.
Pero no hay final del juego sin un golpe de efecto de Su perversa Majestad, como un deus ex máchina baja al escenario del partido, y entre rayos y truenos fulmina sin piedad a un contrario abejorro que intentaba escapar con el balón.
Satanás no es un sanguinario y retorcido monstruo, si no un gracioso y simpático chico que juega de maravilla, y que todos los diablillos cojuelos conocen como Guillermo, la hormiga atómica.
Un rito ancestral dictaba que al finalizar el encuentro los perdedores eran devorados por sus adversarios en un cruel festín caníbal. Pero los tiempos han cambiado, ahora se comparten las viandas y se apuran los vasos hasta verte, Jesús mío, mientras el diablo deja de ahogarse en la vasija.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Queremos recordar que los sucesos, personajes y situaciones de estos relatos son imaginarios, y no guardan ninguna relación con hechos reales.

Resultado: RCV blanco 6-les Abelles naranja 4.
Ensayos: Gonzalo (1), Asier (1), Pau Caballero (2), Daniel (1) y Mario (1).

Os adelantamos el calendario del campeonato autonómico, compuesto de 6 jornadas:
15 de noviembre de 2014 en la Vila-Joiosa.
13 de diciembre de 2014 en Tavernes de la Valldigna.
31 de enero de 2015 en Valencia (Campo del Río).
28 de febrero de 2015 en Requena.
28 de febrero de 2015 en Elche.
25 de abril de 2015 en Valencia (Camp de 4 carreres).

Muchas gracias a todos. Entrenadores S-10.