Crónica jornada autonómica S-10.21-12-013.

Un torneo solsticial.

Buenos días desde el ingenio de la historieta. Dijo Jean Pierre Rives, el gran capitán de la selección francesa: “El rugby es un deporte que permite a los niños hacerse adultos, y a los adultos seguir siendo niños”.
La infancia, que con el desencanto de la mayoría de edad, se nos antoja como el paraíso perdido que jamás ha de volver, está llena de juegos que nos hicieron libres y felices.
Y lo que vivimos este sábado 21 de diciembre lo demuestra. Cuando el sol pasa por el trópico de capricornio, veinte audaces se presentan en las jornadas autonómicas de rugby en Valencia. En un torneo muy sólido sobre todo por su duración. Desde las 10 de la mañana a las 2 de la tarde, un equipo repleto de asombrosos jugadores se mide al San Roque, U.E.R. Moncada, el Tavernes, Alzira-Cullera y Tatami. Algunos de nuestros jugadores además reforzaron a los equipos que estaban mermados de efectivos en estas fechas navideñas.
Y arrancan los partidos. En cuanto la pelota vuela por los aires Luisón, que se crece ante la presencia del Tigre, intenta atraparla aunque todavía le resulte un tanto escurridiza. David parece un bailarín que con solo un movimiento de cadera puede quebrar la defensa entera del San Roque, y cuando abre brecha Mario, en cada una de sus acciones, enciende la línea de ventaja como si fuera un árbol de navidad. Cuando el contrario intenta robar el balón aparece Carlos que tiene imán para conseguirlo, y no se achica por más grande que sea el reto. El San Roque sigue empujando pero Manu se escapa, cada vez mejor y más lejos, tanto que a sus amigos les cuesta seguirle. Y Mateo ya descubrió el placer de fugarse con el balón, pero también la satisfacción de jugar en equipo.
Es el turno del Moncada, que a las primeras de cambio intenta romper nuestra defensa, pero aquí llega Ivanchut al rescate, arrojándose a las piernas y derribando a cualquiera. Si hay que encajar los golpes con resignación ahí está Rubén, que siempre se abre camino sin tomar los atajos. Otro que avanza sin contemplaciones por el eje, es Manuel desafiante, y sin perder el balón. Contra el Moncada a Juancho se le ha aparecido San Patricio, y poseído por el espíritu de lucha, sus jugadas tienen un ápice de locura heroica. Arrancándose los jugadores de encima, Hugo juega como a trompicones, y a Arnau ya le pueden lanzar un balón o un melón, que seguro que le saca buen provecho.
Otro partido comienza sin dilación, el Tavernes crecido en tamaño y edad, cae rendido ante Pablo el jugador orquesta, que hace sonar al equipo con mucha elegancia, y le sigue Vicente que va tan deprisa que quema la línea de touche.
A Tavernes le sucede Alzira-Cullera, y en este partido Gonzalo demuestra todo su repertorio de juego variado con astucia y desparpajo, así como Samuel, que fruto de la perseverancia, ha demostrado esa calidad que sospechábamos con un bonito ensayo pleno de velocidad. Alzira-Cullera es un equipo generoso en la lucha pero lo es cada vez más José María, que no escatima esfuerzos para servir el mejor balón a sus compañeros.
Con las fuerzas ya mermadas el torneo llega a su fin, y ante un rocoso Tatami surge entonces Alex un jugador indomable, con un juego que rebosa energía y punch, y con tanta garra si cabe Matheo, inquieto y muy activo, despliega su juego con espectaculares penetraciones en el eje de la defensa, y demoledores placajes, pero si la cosa se pone fea Javi suena la carga y todo el equipo le sigue.
Por eso nos encantan estos chicos, cuando juegan sufrimos con los golpes que reciben, sentimos como el corazón se acelera cuando corren hacia la línea de ensayo, y con el pecho henchido de orgullo observamos sus jugadas de alegre factura.
¡Cuánto derroche de energía, que despliegue de facultades, cuanto descaro en estos movimientos en los parece que alzan el vuelo! Pocos atletas serían capaces de rendir físicamente como estos chicos.
Esperando que lleguen los Reyes Magos, el año que viene sigue ¡entrenando con ganas, y sé fiel a tus amigos!
Los entrenadores de S-10 os deseamos Felices Fiestas, y un próspero nuevo año de rugby.
Muchas gracias a todos.