Crónica de la jornada amistosa para el rugby femenino

Sábado 29, 12:20 del mediodía. Íbamos llegando al campo del río con cierta incertidumbre sobre lo que nos esperaba en esa ansiada jornada para las más novatas y con menos minutos. Tuvimos la especial presencia de veteranas como Parrado, Cristinita, Tamara, Laura Gabarda, Elena y, sumando minutos en el campo, Sabina. En estos encuentros debutaron por primera vez nuestras compañeras Mariola, Brenda y Paula Gimeno, y con la camiseta naranja, Amàlia. Nos encontramos con una entradora más joven de lo habitual, pero no por ello menos profesional y capaz. Patri fue capaz de llevar el calentamiento de manera exitosa, donde además hicimos un recorrido por las diferentes fases del juego para así tener una idea más clara para el partido. El calentamiento duró lo que tardan los nervios en disiparse.

El primer partido se disputó a 11 contra el Club de Rugby Castellón. Las nuestras demostraron una mejor colocación en el campo y un movimiento del balón mucho más rápido y preciso. El Valencia gracias al juego vertical enseguida pudo plantarse en la zona de 22 del campo rival, obligando al Castellón a enfocarse mucho en la defensa para evitar el ensayo de nuestras chicas. A pesar de ese gran juego del Valencia, el ensayo se resistía, hecho que se agravó con la retirada por lesión de nuestra veterana Elena. Después de una gran actuación por parte de la defensa del Castellón, a unos minutos del final, el Valencia pudo hacer el primer y único ensayo del partido para así finalizar el mismo con una patada a la línea de touch.

Para el segundo encuentro pudimos descansar y retomar energía. Patri continuó con su gran labor como coach dándonos feedback de los puntos a mejorar tanto individualmente como en equipo. Nombró nuevas posiciones teniendo en cuenta nuestras fortalezas. La principal hazaña de Patri fue reubicar a jugadoras en posiciones en las cuales no estaban familiarizadas, porque a excepción de Amàlia, las demás jugadoras pertenecían a la delantera. Para el siguiente partido, contamos con la ayuda de dos jugadoras del CAU Valencia.

Así pues, comienza el segundo encuentro a 13 contra el Club de Rugby UCV, donde nuestra capitana, Parrado, toma un rol de liderazgo más remarcado por las condiciones de juego. Nuestras compañeras de la UCV fueron superiores en defensa y a pesar de nuestro juego dinámico, en pocas ocasiones logramos superar la línea de la ventaja más allá de la zona de 22 del rival. Con respecto a nuestro juego en defensa, Cristinita pudo organizarnos de tal manera que creamos pocas posibilidades de ataque a las chicas de la UCV. Sin embargo su juego fue superior, gracias a contar con un mayor número de veteranas en el campo. El resultado final para este segundo encuentro fue de 14-0 con victoria para las chicas de la UCV.

El tercer y último encuentro disputado fue a 11 contra el CAU Valencia. En este encuentro contamos con la ayuda de un par de compañeras de la UCV y una del Castellón. Lo más resaltable en este encuentro fue la falta de comunicación en las jugadas y el caos originado por la lentitud de la recolocación. A pesar de que el cansancio iba haciendo mella en las nuestras, durante los últimos minutos del encuentro éstas nos hicieron testigos de una buena jugada en ataque que nos consiguió el único ensayo del partido, con un marcador de 14-5.
Algunas de nuestras chicas que se quedaron con ganas de más rugby, ayudaron al Club de Rugby Castellón con su último encuentro.
En los tres encuentros se puede resaltar la gran labor por parte de las veteranas al dar continuidad al juego de las más novatas y permitirles adentrarse en las diferentes jugadas del partido con el objetivo de que estas apliquen lo aprendido durante los diferentes entrenamientos. Por último decir que las novatas se esforzaron en todo momento por dar lo mejor de ellas y que aunque hay cosas que se quedan en el tintero, se puede afirmar que la cantera del Tecnidex Valencia femenino tiene futuro.

Un agradecimiento especial: a Patri, nuestra coach, a Joaquín, el delegado más entregado, a Cristinita y Parrado por brindarnos su experiencia en el campo, y a las demás veteranas y a las jugadoras de los otros equipos que nos ayudaron y que demuestran una vez más que el rugby es un deporte de solidaridad y respeto.