Crónica 7-11-015.

Tú empujas y yo corro.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Todavía no se habían apagado los ecos de la cólera de Aquiles, a los pies de las murallas de Ilión, que Tirios y Troyanos ya se liaban de nuevo a porrazos, esta vez en el lecho seco del río, junto al pétreo lienzo del pretil y el puente de San José. Aunque estamos en otoño el día es primaveral, y como ya ha pasado el mediodía se alzan voces en el calentamiento que reclaman el tercer tiempo.
-Vamos a ver, aquí ¿quién ha venido a jugar, y quién al tercer tiempo?, pregunta el entrenador.
-Los que hayan venido solo por el tercer tiempo que levanten la mano.
Tímidamente Ximo y Oscar apuntan con el dedo hacia arriba, y rápidamente lo vuelven a bajar, observando que sus compañeros están inmóviles.
-¿Y quién ha venido a jugar?
Todos levantan sus manos al aire.
-¡Muy bien! El tercer tiempo sirve para honrar a nuestros contrincantes, pero hay que ganárselo en el terreno de juego, y luego ayudar a recoger y limpiar. Venga ahora vamos a jugar.
El rugby, paradigma del juego de batalla, es a la vez la mejor representación dramática deportiva: una guerra de estilos. Hoy toca pues luchar en dos frentes a la par, tarea harto complicada, y hay que movilizar a nuestros valientes atletas del oval. Todos en animada danza contra el Tatami y el Poli Sta Cruz.
Envía Fran a sus falanges espartanas, como potencia de choque en primera línea, a destruir la posición enemiga y conseguir la posesión del balón. Y luego anima a su caballería macedónica, que rodea y acaba desbordando al enemigo en su propio terreno, a base de astucia y rápida movilidad.
Esta alternancia entre la prueba de choque y la prueba de movimiento, o sea la fuerza y la astucia, resume a la perfección la estructura de la batalla, y reproduce el duelo clásico de los mitos y los cuentos infantiles entre el héroe robusto y la figura grácil y astuta.
La facción blanca inicia su partido contra el Tatami y la verde contra el Poli. En cinco minutos el Tatami ha conseguido dos ensayos sin que los nuestros se hayan inmutado. ¡Pero bueno que pasa! Es un espejismo, nos espabilamos, suena la carga Mateo y abren fuego Rafa y Asier, presentes todos ellos en las mejores jugadas de ataque. Y ya las acciones meritorias y los ensayos se suceden sin remedio.
En el otro lance el bisoño pero atrevido Iván Bou indica el camino: toma el balón y corre.
Una larga y trenzada jugada se alumbra en el partido contra el Tatami, enlazando sucesivas fases de juego de lado a lado del campo, termina con una furibunda cabalgada de Emi que a las puertas del ensayo desafía a todos los contrarios, y con el empuje de sus compañeros remata la faena con un espectacular plongeon Oscar.
Contra el Poli la fuerza de choque es Ximo, pero también Ismael terco, valiente y voluntarioso. Pero sobre todo la fuerza de este equipo hoy reside en esos jugadores que sin pensárselo dos veces toman la pelota y salen disparados corriendo con la cabeza bien alta: Álvaro, David, Nacho, Lucas, Marcos y sobre todo dos sorprendentes y lanzados corredores que además hoy debutaban: Pablo e Iván Bou.
Si Ximo fija la defensa en pocos metros, rápidamente al relevo llegan Lucas y Nacho escapando por el hueco, o David siempre por el eje profundo y sin concesiones. A Marcos, excelente corredor, y Álvaro les gusta más recorrer la banda a toda velocidad, y los hermanos Bou atajan por cualquier sitio. Por su parte siempre presentes y dispuestos, bien sea para pelear la pelota o frenar al contrario aparecen Mael e Iván.
Entre los jugadores blancos los hay que bregan tanto en los puntos calientes como en campo abierto: Franky, Fran y Siro; y también corredores incisivos y solidarios como Axel, o Marco que va superando el rebote caprichoso del balón. Al final un buen encuentro, donde todos tuvieron su momento de gloria.
En la labor defensiva de ambos conjuntos muy bien Marcos, estupendo Mael, perfecto Nacho, contundente Oscar, soberbio Álvaro o valientes los Bou; pero cada uno con su estilo peculiar va mejorando en el placaje.
Debemos destacar que el Poli diezmado por las ausencias debió recurrir al concurso de algunos de nuestros jugadores para completar un equipo de siete, de tal manera que hay que agradecer, y mucho, a todos estos generosos jugadores que se prestaron a unir sus fuerzas con los compañeros del Poli. Y además tanto el astuto Carlitos como Ismael se unieron al juego demostrando un futuro prometedor a este grupo de irreductibles gaznápiros.
Cada vez más se ven buenas jugadas donde los jugadores más hábiles y veloces esperan, pacientemente y bien posicionados, la salida del balón que los más fuertes y tenaces pelean y porfían, para luego salir corriendo y escapar por el hueco.
Compartir el balón en el terreno de juego con el Tatami y el Poli ha sido como siempre mejor aún que el tercer tiempo.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Entrenadores S-10.

Resultados: Tatami RC 4-RCV LF Tec 11 (14)
Poli Sta Cruz RC 13- RCV LF Tec 13 (“resultado pactado”).
Jugaron: Emi, Fran, Asier, Oscar, Rafa, Marco, Franky, Axel, Siro, Mateo, Ximo, David, Mael, Pablo, Iván Bou, Lucas, Nacho, Marcos, Iván, Álvaro, Ismael y Carlitos.
Ensayaron: Asier (5), Lucas (3), Mateo (2), Álvaro (4), Rafa (1), Nacho (1), Oscar (2), David (1), Iván Bou (2), Pablo (2), Ximo (1), Marcos (2), y Carlitos (1).