Crónica 29-03-014.

“Por tierra, mar y aire”.

Buenos días desde el ingenio de la historieta. Sábado 29 de marzo, San Eustasio, el rival se divide, y hay que librar batalla en dos frentes. Los “cuatro duques” parten a sus muchachos en dos potentes escuadras.
El viento fresco y altano de esta mañana trae olor a sangre y pólvora, el cielo ceniciento amenaza lluvia, pero la suerte está echada.
En los llanos de las cuatro cañadas espera un numeroso ejército, al mando del mariscal Richy, cuyo abejorreo se escucha a distancia. Pepe y Albert acuden con doce mercenarios del rugby, dispuestos a luchar sin tregua, ni descanso.
Milicia más que calentamiento, batalla antes que partido. Suena el pitido inicial y el balón silba sobre nuestras cabezas como bala de cañón.
Las abejas del rugby atacan desde el principio con toda la artillería, y hacen pupa, sobre todo su sexto jugador potente y duro como una roca. Debe ser nuestro objetivo, pararlo a toda costa. Todos se afanan en tareas defensivas sin mucho éxito, el ataque también se encasquilla.
Llega el primer descanso, y aunque Sergio a la salida de una melé ha conseguido atravesar la defensa y marcar. Les Abelles lo hizo en cuatro ocasiones. Hay que despertar, y frenar la sangría en defensa.
El primero en sonar la carga es Juancho, asalta y persigue al contrario con furia, cunde ejemplo su valor, y se une Matheo, que fruto de su presión logra un ensayo robando el balón en la misma zona de marca.
El rival cautivo en su campo intenta salir de la presión jugando al pie, pero ahí se encuentra con el contraataque demoledor de Pablo, que en campo abierto monta una carga de narices, y escapa hasta el ensayo. Su fiel escudero Sergio está en todas las acciones de peligro.
Les Abelles no se rinde fácilmente, y hay que seguir bregando duro en la trinchera con jugadores avezados a la lucha como Pau o David Marco, que cuanto más dura es la pelea más se resisten. Rubén surge con toda su garra oculta, mientras Mateo Urios y David Meis combaten por no perder lo más preciado, el balón.
Pero hoy en labores de medio melé un excepcional jugador como Gonzalo, da la mejor salida al balón, asiste con criterio y no erra en el pase.
El partido ya está revolucionado: Matheo saca un golpe de castigo rápido sobre Gonzalo, este en el primer paso descarga un pase largo a Mario, siempre presto en el ala, que con su habilidad y velocidad, huye sin remedio al ensayo.
Pero aún hay más, desde una melé, que hoy se ha convertido en excelente plataforma de ataque, saca el balón Gonzalo para Sergio, que emprende un alocado eslalom, y al no poder progresar encuentra a Matheo en el relevo, este entra en la defensa, le placan va al suelo, Sergio recupera el balón avanza en el eje, vuelven a pararle, de nuevo Matheo se hace con la pelota, parte en tromba le derriban, Gonzalo rápido al relevo intenta franquear la defensa buscando el hueco interior, lo paran y Pablo, velocísimo en pick and go se lanza como un gato en la zona de marca. Magnífico ensayo, excelente muestra de juego en equipo. Y mientras Juancho, Ivanchut o Mario se recolocaban en profundidad respecto al balón; o Pau, Rubén, Mateo, David Meis y David Marco se sacrificaban en defensa para frenar el avance contrario, eso también es jugar muy bien en equipo.
Por fin tras un inicio incierto, se logra la victoria, pero a lo lejos allá en el río las velas flamean al viento fresco, una batalla fluvial se prepara contra el San Roque, ese equipo que juega bajo la advocación de un santo varón peregrino acompañado de un perro.
Los almirantes Pablo y Vicente han partido con su flota, en el buque insignia, Javi como capitán y una tripulación que pone los pelos de punta al pirata más fiero. Marineros aguerridos en la proa son Carlos, Luisón, Héctor, Manu y Juanma; valientes delanteros prestos a desafiar al fuego enemigo.
Arnau, el pequeño caporal, comandando en la melé a las mil maravillas; y en el eje del combate Javi, cuya sola presencia hace temblar al rival más peligroso.
El partido se desarrolla con orden, el balón pasa de mano en mano hasta las alas, y todos se desvelan en el placaje.
Hugo y Samuel torpedean en el centro del ataque, y en las bandas Vicente, Luís, Pau y José María escapan con destreza del asalto de la flota enemiga. Hoy se han estrenado en la lid Pau Caballero y Héctor Gallego, dejándose la piel en el intento como el resto de todos sus compañeros. La armada victoriosa se retira, un buen partido contra viento y marea, frente a un equipo de gigantes.
Los S-10 han logrado vencer en dos frentes, tarea ímproba para tamaña escuadra. Pero hay que seguir luchando en equipo hasta el final, así que, ¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Resultados: R.C.V. verde 8 – Les Abelles 6. Ensayos: Pablo 4, Sergio 2, Mario 1 y Matheo 1.
R.C.V. blanco 7 – San Roque 3. Ensayos: Javi 5, Vicente 2.
Gracias a todos por vuestra incondicional colaboración.

El sábado 5 de abril jugamos en el Liceo, nos toca tercer tiempo. El sábado 12 de abril hay jornada autonómica en Moncada, y os recordamos que vayáis pensado en el viaje a Valladolid el próximo mes de mayo. Atentamente los entrenadores S-10.