Crónica 24/01/15

Salimos de casa, hace frío, pero sobre el horizonte el sol empieza a cubrirnos con sus rayos. El día de hoy promete, nuestros pequeños se preparan para ser grandes. En el campo los más puntuales empiezan a calentar con su juego preferido, la araña. Aumentan pulsaciones, entran en calor y cogen sensaciones de placaje. Se ven bocetos de lo que se convertirá en una magnífica defensa. Continúa el calentamiento con ejercicios de ruck donde el apoyo del compañero es esencial. A lo largo de la temporada los peques han evolucionado: saben que su trabajo no termina cuando pasan el balón.

Llega el momento de separar los equipos. Muchos no pueden jugar con sus mejores amigos, pero no les importa ya que todos son compañeros. Los dos grupos, verde y blanco, están muy igualados en nivel. La calidad de juego y el compromiso de nuestros rugbiers aumenta sábado tras sábado y hoy no van a ser menos. Se enfrentan a Abelles, equipo que destaca por la envergadura de algunos de sus jugadores.

! RCV blanco sale al campo! Se oye su grito de guerra: “! Valencia, Valencia! “. Se colocan en sus posiciones e inicia el partido. Abelles A se impone en el terreno de juego, pero RCV planta cara. Se producen varios mauls en los que todos se unen para ayudar, y empujan, empujan, empujan. Uno de ellos empieza cerca de nuestra línea de ensayo y termina a cinco metros de la de Abelles, a costa de una herida de guerra en el pómulo del capitán, Mateo. Nuestro juego se caracteriza por el avance con el contacto. Consiguen un primer ensayo gracias a Jorge, y a continuación un par más. Acaba la primera parte ¡vamos empatados! El partido no puede estar más interesante. Todos los jugadores dan lo mejor de sí, incluso Pablo que está resfriado. El contrarío tiene la posesión y RCV responde con placajes. En uno de ellos Iago pesca el balón y con varios pases logramos un nuevo try. Abelles no cede terreno y contraataca con dos ensayos más. Queda un minuto. Perdemos el balón y el contrario avanza, es la última jugada. Ibu realiza un espectacular placaje al más grande de ellos, enganchándolo de los pies y tirándolo al suelo, pero ha ocurrido demasiado cerca de la meta y consiguen ensayar. Aun perdiendo las entrenadoras están contentas porque han realizado un buen juego, y sobre todo, ha sido en equipo.

Los rugbiers recuperan fuerzas, toca jugar contra Abelles B. Si el primer partido se ha caracterizado por el contacto, éste lo hace por el juego a la mano. Álvaro y Héctor están en su salsa, haciendo contrapiés y dando pases de ensayo. Aunque el marcador pronto se pone a nuestro favor, los peques continúan jugando al 100%. Lo demuestran en cada acción. Frankie en el contacto siempre mantiene la posesión, consiguiendo girarse al grito de “tres” con el balón hacia nuestro campo. En estos momentos es muy importante el apoyo, y ahí está Diego, que lo coge y abre hacia al ala. El balón llega a Lucas, quien se marca un sprint por la banda hasta la línea de meta. El partido acaba en victoria para RCV blanco. Nos vamos con muy buenas sensaciones, no sin antes agradecer a Abelles su juego limpio con el pasillo de rigor.