Crónica 24-01-015.

El Príncipe y el Barón descubren el rugby.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Manu y Luisón, un príncipe y un barón, se aburrían en su castillo jugando a las cartas o apedreando perros en el jardín. Así que decidieron marcharse a hurtadillas para buscar divertimento fuera de las murallas.
Y he aquí que caminando caminando llegaron a un verde prado junto al río, donde un grupo de muchachos en compañía de otros parecían divertirse mucho con un balón oval de caprichoso rebote.
-Buenos días, mi amigo el Príncipe y yo , dice Luisón, nos gustaría participar en tan gracioso juego.
-Pues adelante uníos a nosotros, les contesta Carlos.
Y eligen el equipo que viste la camiseta verde.
Al poco de iniciado el juego Manu se hace con la pelota y sale disparado, es veloz su carrera y nadie lo consigue detener hasta lograr el ensayo.
-Esto me gusta, piensa el noble atleta.
El barón Luisón, por su parte sabiendo que su velocidad no alcanza la de su amigo, se esfuerza al máximo en la lucha por conseguir ganar el balón en todos los agrupamientos, sean ordenados o desordenados. Se ha fijado muy bien como hacen otros finos jugadores como Emi y Asier que son rudos y valientes atrapando el balón.
Manu desgasta mucha energía en perseguir a una rubia corredora ventajista que se maneja con mucha soltura. A Luisón le gusta como juega Carlos tan chico y tan valiente, o Germán, que parece regatearse a si mismo; y también se ha fijado en Oscar y Marc que son precavidos y recelan del duro combate esperando su oportunidad. Pero a los que más admiran Manu y Luisón son a Gonzalo, Arnau, Vicente y Daniel expertos jugadores y buenos compañeros. El juego finaliza, pero además les invitan a almorzar. Cuando lo cuenten en el castillo no se lo van a creer. Se despiden de su amigos, y prometen que la próxima vez jugaran en los jardines de palacio.
-¿Cómo se llama este juego?, pregunta Luisón.
-Es rugby, señores.
-Me gusta el rugby, dice Manu, es un juego de villanos jugado por caballeros.

La montaña que camina.

Han visto ustedes alguna vez una montaña que camina, y no me refiero a esos volcanes que escupen fuego, si no a una montaña con sus árboles, sus fuentes, sus casas, sus animales, sus habitantes…
Cerca de un río cantarín, por cuyo lecho pasaba más arena que agua, había una montaña poblada de bosques y praderas, en ella vivían dos piratas que soñaban con el mar David Marco y David Meis, sus vecinos eran dos gigantes bonachones Roberto y Héctor, y en lo más profundo del bosque se escondían unos inquietos animales: Mario el ágil lebrato, el fiero tigre Alex amigo de Arnau el alegre lobezno, Hugo el oso luchador, y por las praderas corre y relincha el potro Vicente. En las cuevas al pie del risco habitan el mago Gonzalo y los duendes mágicos Daniel y Pau Gonzálvez.
En invierno a los pobladores de la montaña les gusta jugar a la pelota ovalada, y suben a veces los lugareños del valle a jugar. El juego consiste en portar la pelota al otro lado de la montaña, disputándose ambos equipos su posesión, antes del crepúsculo.
Un día subieron al monte un grupo de buenos deportistas comandados por el poderoso Juanmi.
Como casi siempre Alex el tigre es el primero en sonar la carga lleno de energía, y ya no hay vuelta atrás. Todos a correr persiguiendo el balón ovalado. Al saltarín lebrato Mario no hay quien le atrape, y en carrera al potro Vicente nadie le gana. Peleando por conseguir el balón son campeones Arnau el lobezno y el oso Hugo. Cuando la cosa se pone fea los aguerridos piratas David Marco y David Meis no rehúsan el combate. Gonzalo el mago dirige las operaciones y es ducho en trucos y añagazas, como los duendes mágicos Daniel y Pau Gonzálvez que aparecen y desaparecen deprisa y a voluntad.
Por su parte los gigantes Roberto y Héctor cargan en sus hombros con las tareas más duras dejando el camino libre a sus amigos.
Ese día de invierno al final de la partida el poderoso Juanmi con los suyos se había refugiado en una cueva, era pues labor de los gigantes despejar el camino, y no quedaba tiempo el sol ya empezaba a declinar. Roberto se decidió, arremetió con fuerza en la abertura rocosa y la tierra tembló, y desde el valle vieron como las peñas se arrancaban en el horizonte, sobre sus hombros como Atlas, Roberto cargó con la montaña que camina, y robando el balón a los contrarios logro llevarlo a la meta.
Tras este gran partido todos compartieron los frutos del bosque y el agua del manantial.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Resultados: CAU rojo 5/ RCV LF Tec verde 10
Ensayos: Mario(3), Vicente (2), Alex (2), Roberto (1), Daniel (1), Arnau(1).
CAU negro 10/ RCV LF Tec blanco 5
Ensayos: Manu (1), Asier(1), Vicente(1), Gonzalo(1), Daniel (1).

El sábado que viene 31 de enero de 2015 hay jornada autonómica que se celebrará en Valencia en el campo del río Turia.
Se está barajando la posibilidad de acudir esta temporada al torneo de Boadilla del Monte en Madrid, el fin de semana del 11 y 12 de abril. Nos gustaría vuestra opinión y sobre todo disponibilidad a viajar al torneo (confeccionaremos una lista con los interesados en el viaje, e iremos informando al respecto).
Muchas Gracias. Entrenadores S-10.