Crónica 22-02-014.

Fuerte Comanche.

Buenos días desde el ingenio de la historieta. Allende la LLoma Llarga y cruzando la Val Terna está el Fuerte Comanche, donde el regimiento del 7º de caballería espera la llegada del enemigo.
En los montes de la reserva de Oklahoma vive una tribu de indios comanches, que se dedican a la apicultura. Estos indios ecologistas no son nada pacifistas, belicosos y rebeldes, siempre andan en pie de guerra.
A trece leguas del fuerte tienen los indios su campamento. Esta mañana se han pintado la cara y el cuerpo de naranja y negro. Uno de los indios de tez blanca y pelo rubio le llaman Caballo. Es en realidad Pepito el Caballo, colono inglés capturado por los indios, y que ahora forma parte de su tribu, es considerado gran estratega, y gusta jugar con un balón ovalado, que también ha conquistado a los indios.
Así que hoy sábado, Pepito el Caballo ha cogido su balón y con un nutrido grupo de indios retozones, al son de los tambores de guerra, se han dirigido al fuerte Comanche.
Atraviesan el árido desierto, salpicado de monumentales inselbergs, y la verde pradera por donde corretea libre el bisonte. Ya asoman sus plumas de colores por la linde del bosque, y el centinela Manu da el aviso desde la torre vigía. ¡Pero sorpresa! Los indios enarbolan la bandera blanca. Se adelantan Pepito el Caballo y el brujo de la tribu, con el balón oval. Acude el coronel Javi, hijo de Buffalo Bill, le escoltan el capitán Matheo, el teniente Dany y el sargento Juancho. Parlamentan, el coronel señala el verde prado frente a la guarnición, se estrechan la mano y regresan cada uno con lo suyos. Han pactado jugar un partido de rugby, con el nuevo código de las Islas Británicas. Los soldados se despojan de sus chaquetas y sombreros, los indios conservan los mocasines y dejan los cuchillos y las flechas, pero algunos jugadores usan chichonera. Un explorador mestizo se presta a hacer las veces de árbitro.
Sacan de centro los indios, y usando su estrategia de guerrillas, ya se prestan al juego enloquecido. El ataque comanche es salvaje y furibundo, los soldados aguantan con sorpresa el golpe repentino, y se encuentran cercados al pie de la empalizada. El coronel Javi suena la carga, y responde presente el cabo Vicente corriendo al rescate. Pero los indios no solo resisten, si no que insisten en lo más ardiente del combate. Alex persigue sin descanso a los peligrosos salvajes; Arnau y Luís intentan arrebatarles el balón y escapar sin remedio, pero parece hoy ardua la tarea: frenar a los indómitos indios. Ivanchut y David Meis atacan sin temor, pero son violentamente rechazados; Rubén, y sobre todo Mateo, se aferran con fuerza al indio escurridizo y combaten con valor.
Tras un pequeño descanso el coronel reúne a sus hombres, y Juancho avisa a los capitanes Pablo y Sergio.
Se reanuda el partido Manu y el sargento Juancho dan las primeras señales de peligro, ¡que se preparen los indios! Ataca Dany, el coronel Javi es imparable y el capitán Pablo con su fiel escudero Sergio siembran el desconcierto en las filas comanches, mientras el teniente Matheo no deja indio con cabeza, a pesar de lo duro del combate. El coronel está orgulloso de sus hombres que han luchado valientemente.
Pero los indios piden revancha. Y ahora toman las riendas del equipo Pablo y Sergio que acuden con hombres de refresco a las órdenes del capitán Gonzalo, junto a los tenientes José María y Mario, el sargento Pau y el cabo David Marco.
Desde el principio la guerra de guerrillas de los pieles rojas no funciona. Samu apoyado por todo el equipo marca en fuerza, y al poco vuelve a la carga; José María y Mario escapan sin remedio, infiltrándose con determinación en las filas indias. Héctor Taja no teme al indio asaltado y pasa el balón a Carlos el audaz, que a su vez con mucho tino juega con Pau el inflexible y David Marco que se escabulle como nadie del enemigo. Siempre en revolucionado relevo aparece Hugo, que cede el balón a Héctor, que recién llegado al fuerte, ya gusta de este intenso juego. Los indios se baten en retirada. El capitán Gonzalo se felicita del buen hacer de sus hombres.
Terminado el partido, el regimiento invita al almuerzo, que las señoras han preparado con mimo.
¡Soldado, entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Resultados: RCV verde 10- les Abelles 10. Ensayos: Vicente (3), Pablo (2), Javi (5).
RCV blanco 8- les Abelles 6. Ensayos: José María (3), Samu (2), Mario (3).

Este sábado 1 de marzo jugamos en el campo del río contra el CAU.
Y os recordamos que el día 8 de marzo viajamos a la Vila -Joiosa. El 22 de marzo a Sant Boi de Llobregat, y el 24 y 25 de mayo iremos a Valladolid para jugar el torneo de escuelas de rugby más importante de España. Daremos cumplida información de cada actividad en su momento. Muchas gracias a todos. Atentamente entrenadores S-10.