Crónica 20-05-2017.

¿Dónde están los del Imperio Austro-Húngaro?
(Una farsa autonómica en cinco jornadas.)
Dramatis personae:
El general Troll.
El comandante Flecha.
El teniente Alberto.
El capitán Marcos.
El coronel Juanjo.
El capitán Ali.
Kiko.
El Maleno.
Lucía.
El coro de gaznápiros del RCV: Marco, Ibu, Rodrigo, Pau, Carlos Borso di Carminati, Franki, Iván, Eric, David, Vicent, Manuel, Carlos Montañana, Héctor, Sergio, Paul, Ricardo, Leo, Gael, Juan Antonio, Mateo, Lucas, Carlitos.
Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas.
Jornada primera.
(Un terreno de juego verde y rojo, con unos palos en forma de hache torcida. Gentecilla que corretea por el patio de butacas. El general Troll, con túnica naranja, gorro de pescador y bastón de mando monta un caballo blanco de cartón; el comandante Flecha, vestido con ropa sport de gentleman, ocupa una poltrona. El escenario tiene el piso ajado. No se oyen los pasos de la gente. Hay rumor de verbena y estallido de petardos.)
Escena I.
General Troll: ¡Mierda! ¡Mierdaaaaa! Flecha, ¿ha llegado el mensaje confidencial del alto mando?
Comandante Flecha: No mi general, y esto va a empezar.
General Troll: Pues estamos aviados, que vengan los oficiales Rojillos. Y que vengan las Chatis.
Comandante Flecha: Patri y María están en Elche.
General Troll: ¿Y qué coño hacen en Elche?
Comandante Flecha: Creo que han ido a por dátiles.
General Troll: A ver Flecha que calienten un rato los gaznápiros.
Comandante Flecha: Ya vienen cambiados y calientes de casa.
General Troll: Me da igual, quiero que echen humo. ¡Esto es la guerra! Verme en estás, yo que fui comandante en jefe de los ejércitos del rey de Copas, incluso llegue a ser rey por un día. Y ahora al mando de veinte pelagatos. ¡Por Dios! Por cierto, ¿y los del Imperio Austro-Húngaro?
Comandante Flecha: Ni están, ni se les espera.
General Troll: Pues les escribiremos una carta, como la que enviamos al sultán de Constantinopla
Comandante Flecha: ¡Magnífica idea mi general!
General Troll: Tome nota Comandante.
(Flecha escribe en un cuaderno).
Como General, hijo de Visnú, hermano del sol y de la luna; nieto y virrey de Dios, gobernante de los reinos de Macedonia, Babilonia, Jerusalén, Alto y Bajo Egipto, emperador de emperadores, soberano de soberanos, extraordinario caballero, nunca derrotado; firme guardián de la tumba de Jesucristo, delegado del poder divino, esperanza y confortador de los cristianos…les ordeno, inmundos insectos, a someterse a mí voluntariamente sin resistencia alguna, y cesar de molestarme con vuestros ataques.
Firmado: General Troll y sus huestes de cosacos zapórogos.
Comandante Flecha: ¡Bravo mi general!
Escena II.
(Entran el teniente Alberto y el capitán Marcos. Visten disfraces de demonio. Traen en mano dos balones ovalados. Sube a escena el coro de gaznápiros del RCV.)
Coro de gaznápiros: ¡Queremos jugar, queremos jugar!
General Troll: Marcos y Alberto, calentamiento, preparad la estrategia, que el enemigo está a las puertas.
Capitán Marcos y Teniente Alberto: ¡A sus órdenes mi general!
General Troll: Yo me voy a jugar con los pequeños. Queda al mando el comandante Flecha. (Sale de escena empujando el caballo blanco.)
Escena III.
Capitán Marcos y Teniente Alberto: ¡Venga gaznápiros a correr, dos mil vueltas, mil flexiones, quinientos abdominales, setecientas cincuenta y tres sentadillas; vamos haced el cristo, la croqueta, el avión…!
Capitán Marcos: Mi comandante, algunos soldados se rebelan.
Comandante Flecha: ¡Al paredón!
Capitán Marcos: No tenemos armas para afusilar.
Comandante Flecha: Bueno, pues que copien cuarenta mil veces: no cuestionaré las órdenes de la autoridad competente, ni de mis superiores.
Capitán Marcos. ¿Y luego que hacemos?
Comandante Flecha: Luego llevadlos al paredón. Esto es la guerra.
Teniente Alberto: ¡Qué vienen los berberiscos de la Vila!
Telón.

Jornada segunda.
Escena I.
(Entra el coronel Juanjo jefe de los berberiscos vilenses con sus huestes, llevan gorro moruno, pantalones bombachos y babuchas.)
Coronel Juanjo: Nosotros ya hemos calentado.
Comandante Flecha: Pues nada, que empiecen las hostilidades. ¿Qué preferís susto o muerte?
Coronel Juanjo: ¡Hombre!, siempre susto.
(Los berberiscos vileros empiezan a correr balón en mano, cargan contra los gaznápiros del RCV, el balón vuela por los aires, hay carreras a lo loco y montonets furibundos. Se escuchan trotes borriqueros y sigue el rumor de verbena y los estallidos de petardos.)
Coronel Juanjo: ¡Qué bien jugáis!
Comandante Flecha. ¡Como hacéis el muerto! Que interpretación.
Coronel Juanjo: ¿Tenéis muchos heridos?
Comandante Flecha: No, heridos no, comulgantes, hay una plaga.
Coronel Juanjo: Oh, en la Vila también caen como moscas.
Comandante Flecha: Esto ya no es como en nuestra época querido Juanjo, buscan cualquier excusa para no enfrentarse al enemigo. Yo está mañana he mandado a una compañía entera al paredón.
Coronal Juanjo: El otro día fueron todos al batallón disciplinario, a limpiar y a fregar la compañía.
Comandante Flecha: Se nota en las melés abiertas. Bien hecho.
Coronel Juanjo: Esto parece que se ha terminado.
Comandante Flecha. ¿Cuántos muertos tienes?
Coronel Juanjo: Siete.
Comandante Flecha: Yo seis, te gano por uno.
Coronel Juanjo: ¡Gran batalla!
Comandante Flecha: Luego nos vemos y tomamos unos potes.
Telón.

Jornada tercera.
Escena I.
(El coro de gaznápiros del RCV se agrupa en formación, y empieza la milicia a las órdenes del capitán Marcos y el teniente Alberto.)
Teniente Alberto: ¡Izquierda, izquierda, izquierda, derecha, izquierda! ¡Vamos tunantes, majaderos, botarates!
Coro de gaznápiros: Que dura es la vida del soldado, que dura la güerra, que duro el pan de anteayer, que duro el culo del mortero. Pero vean estimado público de lo que somos capaces: correr sin descanso, patear el suelo y las nubes, bailar a la luz de la luna, revolcarnos en las alfombras de palacio, reír y llorar sin motivo, abrazarnos sin cumplidos, pegar duro y recibir moneda falsa, y sobre todo jugar sin remedio.
Capitán Marcos: ¡Empujad, empujad, gaznápiros! La gloria os espera, en esta o en la otra vida.
Coro de gaznápiros: Correr recto con determinación, pasar a tiempo y placar con aliento superior, estos son nuestros cometidos. Si nuestro compañero cae le ayudamos a levantarse, si avanza veloz le apoyamos, y si yerra le animamos. Si muere le lloramos.
Telón.

Jornada cuarta.
Escena I.
Teniente Alberto: Mi comandante, nuevos enemigos acechan en el bosque de sombras tenebrosas.
Capitán Marcos: ¡Adiós comandante, que haya suerte! (El capitán Marcos y el teniente Alberto abandonan la escena a la carrera.)
Comandante Flecha: ¿Quién va?
(Voces dedse el bosque.) : La Cofradía del culo gordo, tercio Juan Francisco primero de la Ribera.
Comandante Flecha: Vale podéis pasar.
Escena II.
(Entran los mercenarios de la Ribera al trote.)
Capitán Ali (saludo militar): Capitán Ali de la Cofradía del culo gordo.
Comandante Flecha: Comandante Flecha de los ejércitos de Zaporozhia.
Capitán Ali: Mi comandante solo vengo con seis efectivos: tres dragones, dos zuavos y un guardia civil.
Comandante Flecha: Está bien le puedo prestar: un fusilero de montaña, un lancero bengalí y un miguelete. Procure que no estén en primera línea, me los estimo mucho, y no quisiera que se lastimaran.
Capitán Ali: descuide Comandante, cuidaré de ellos como si fueran mis propios hijos.
Comandante Flecha (saludo militar): Gracias capitán.
Capitán Ali (saludo militar): Oh, disponéis de árbitro de la elegancia.
Comandante Flecha: Sí, árbitro bélico. Es lo último en estrategia militar. (De pie sobre su poltrona): ¡A la carga!
(Los dos ejércitos se enfrentan, hay persecuciones tras la pelota, se oye el silbato del árbitro, pero no se le ve. La Cofradía del culo gordo sale al trote por la izquierda.)
Capitán Ali: ¡Hasta otra Comandante, que se nos pasa el arroz!
(El comandante Flecha, de pie sobre su poltrona, saluda al capitán Ali.)
Telón.

Jornada quinta.
Escena I.
(Alrededor de una mesa brindan y ríen: Kiko, el Maleno, el coronel Juanjo, el Comandante Flecha y amigos de la Vila.)
Kiko y el Maleno: ¡Qué buen partido, que gran batalla, brindemos amigos!
(Todos levantan su copa y brindan. Ríen alzan la voz y se abrazan.)
Escena II.
(Entran el general Troll y Lucía.)
General Troll: ¿Se sabe algo del Imperio Austro-Húngaro?
Lucía: Mensaje de la Federación de la guerra: el Imperio Austro-Húngaro se proclama vencedor de la farsa autonómica.
Comandante Flecha: ¡Será posible, me van a oír, la voy a armar!
General Troll: ¡Comandante firme! Esa no es nuestra guerra. El rey de Francia no venga las injurias del duque de Orleans. ¿Ha llegado al fin el mensaje confidencial del alto mando?
Lucía: Sí, mi general.
General Troll: Léalo, haga el favor.
Lucía: Me cago en la farsa autonómica y en la madre que la parió. Fin.
Coro de gaznápiros: ¿Qué somos? ¡Amigos! ¿Qué queremos? ¡Divertirnos! ¡Y si podemos ganaremos! ¡Y si no almorzaremos!
Comandante Flecha: ¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!