Crónica 19-12-015.

STAR MATCHES (crónicas saturnales).

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Ante los últimos acontecimientos cinematográficos, la máquina no ha podido sustraerse al encanto de la Guerra de las galaxias.

Amanece en el planeta Perro Verde, Sirio B apenas luce ante el fulgor de Sirio A. Todavía no se han apagado los reflejos astrales, cuando la luz cósmica hace aguas en el polvo interestelar, y brilla el ácido microondas como el rocío en la hierba sobre el campo de fibra óptica.
En el estadio galáctico Barry John de la estación espacial Prometeo, ya se empiezan a ver jugadores de Super rugby corretear por el terreno de juego. Hoy se celebra un partido de Super rugby S-10 entre les Abelles, equipo de alienígenas himenópteros de las lunas colmena de Saturno, que obedecen a su mentor Ricky Mc López, extraterrestre que posee oscuras artes mentales y ha sido tentado por el lado oscuro de la fuerza; y el RCV LF Tec, un equipo de mercenarios, reclutados allende la galaxia de Andrómeda, comandados por el caudillo Fran, un poderoso mutante sicológico; Víctor, el joven teniente de la liga intergaláctica; Bruno, un caballero thornbai de tradición jedi, y el maestro Flecha sobreviviente de la última colisión galáctica y el proto Big-bang.
Dirige el encuentro el robot Evaristo, hijo de un antiguo replicante de cabellera incendiaria. Suena el silbato digital, y da comienzo el partido, como sospechaba el maestro Flecha, les Abelles ataca con dureza, ante la pasividad de los mercenarios del RCV, y ya logran sus primeros puntos los abejorros. Ni la fuerza mega nuclear del titán Ximo, ni el poder de destrucción masivo del transformer Emi son capaces de frenar las embestidas de les Abelles. Hay que recurrir a la doble valentía de alienígenas de raza superior como Iván y Pablo Bou, del noble linaje de Casiopea, o a la hipervelocidad sónica del androide Asier que sueña con ovejas eléctricas; y sobre todo al valeroso hidalgo biónico Germán, mitad muchacho mitad máquina.
Consigue alcanzar Iván Bou un pase caca de la vaca en 3-D, firma de la casa, con sus brazos telescópicos, y aprovechando su aceleración infrarroja llegar a la zona de marca libre. Pero todavía hay que batallar de lo lindo. Y para ello está el ciberfranco Rodrigo, extraterrestre terrícola de quinta generación libre de manipulaciones genéticas, con triple valor y superagilidad, que cuando arrecia el combate más apechuga en la lucha. Los abejorros no cejan en su empeño, y llevados por su ímpetu en los rucks son castigados por el árbitro robot; pero Axel y Oscar, dos marcianos con intelintigidad superior, provenientes de una Cefeida descarriada, aprovechan sus poderes mentales para sembrar el pánico en las filas contrarias.
A pesar de ello el caudillo Fran no está contento, hay que poner orden y algo más de intensidad en el juego. Llama a nuevos refuerzos, si bien más chicos en crones cósmicos, poseen supercoraje también. En cuanto toma el relevo el valeroso David, androide de pilas inagotables, que no teme a la descarga mortal del balón electromagnético Gilbert, el partido se revoluciona, crece el ritmo y la entrega física. Siro e Iván Juan, dos nano robots de visión biónica que han peleado contra bestias sincrotrónicas y marcianos H-R, se lanza de cabeza al ataque. Ahora hay que apretar duro en defensa, asestar el golpe definitivo en las líneas enemigas, y allí está Super Nacho, blade runner indestructible igual desmonta al contrario que escapa por un pasillo de radiación estelar; y Mael que no permite que nadie pise su terreno, porque es un selenita que puede ¡volar! Asier y Lucas, otro androide con velocidad supersónica, megasalto e hipervoltereta, consiguen traspasar como estrella fugaz la línea de ventaja y alcanzar al fin el ensayo.
Los abejorros no se rinden aumenta si cabe más la intensisdad en el juego, parece que el lado oscuro les ha poseído definitivamente a las abejas del rugby. Hay encontronazos furibundos y carreras frenéticas, aprovechando un pase caca de la vaca del RCV marcan otro ensayo. Pero de nuevo replica Carlos, cadete de la liga intergaláctica que consigue un nuevo ensayo con bonus espacial.
El partido llega a su fin pero los robots de última generación Marco y Franky, con poder de trasmutación y radiación cósmica creciente, que parece que corren para atrás pero lo hacen hacia delante, lanzan en tromba con sus artes rugbísticas al titán Ximo en la zona de marca.
Concluye el encuentro, y aunque Oscar tiene la mirada de aquellos que han sido atraídos por el lado oscuro, es reprendido suavemente por sus entrenadores y se marcha contento con sus compañeros a disfrutar del tercer tiempo con Smilblick-Cola y bocatas de pernil cibernético.
Todos regresan al planeta Rugby Champagne 4-D, pero Fran les advierte: no penséis que con vuestros Super poderes os basta… ¡Tartuk pet intuput, oink hjtk go a luknouc magosi! (traducción del marciano: ¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!)

Resultado. RCV LF Tec 5-les Abelles 3.
Jugaron: Ximo, Emi, Rodrigo, Pablo, Iván Bou, Oscar, Axel, Asier, Germán, Siro, David, Mael, Marco, Carlos, Franky, Iván Juan, Nacho y Lucas.
Ensayos: Iván Bou, Lucas, Asier, Carlos y Ximo.

Gracias a todos por vuestra colaboración y paciencia. Fran, Víctor, Bruno y Albert os desean de corazón felices fiestas y un próspero año nuevo de rugby 2016.
Regresamos a los entrenes el día 8 de enero de 2016 con jornada de competición el 9 de enero. Que la fuerza os acompañe.