Crónica 18-02-2017.

Y Patri pasó la pelota.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Este sábado daba comienzo la fase final de nuestra competición local. Mediante una sofisticada ecuación algebraica basada en las estadísticas de los partidos de la primera fase, en la que se valoran los datos objetivos de la clasificación: porcentajes de puntuación, anotadores, pateadores, relación partidos- ensayos, partidos completados, etc. Así como el perfil sicológico de jugadores y técnicos, elegancia y diseño en el equipaje, donaire glamur y prestancia en la puesta en juego y por supuesto los resultados de la encuesta de juego limpio- fair play, se confeccionan dos grupos de competición parejos, para el resto de la temporada. O sea más de lo mismo, pues los equipos no cambian siguen siendo perros y gatos y otras bestias de la fauna ibérica. Jaurías bien adiestradas en el acoso y derribo, la pelea y el desorden. Y los nuestros, aunque cada vez juegan mejor, se parecen más a una banda de delincuentes juveniles que al coro infantil de la parroquia. Me encanta que sean así, aunque a veces me ponen de los nervios. ¡Pepito no me toques los co… o te vas a la calle!
Ya va a empezar el primer encuentro, y en la valla observan apoyados don Melé y el señor Drop, uno giboso y otro renco, que han venido a ver jugar a sus nietos. En el partido inaugural de la jornada arbitra Jorge Aranda de la UFC (Ultimate Fighting Championship), en la cancha se enfrentan les Abelles naranja y el RCV verde. Los abejorros presentan un equipo rocoso y peleón hasta el final; los nuestros destacan por su bisoñez, algunos ha poco que dejaron de mamar, y su infantil gracejo corriendo con la pelota.
El equipo compuesto por cuatro infantes caballeros con sus escuderos de lujo empieza el partido con la caraja puesta todavía, y en un santiamén como de carambola los abejorros les enchufan dos ensayos. En la banda a entrenador y delegado se les llevan los demonios, sapos y culebras salen por esas bocas golosas que de madrugada comieron del fruto prohibido.
En el descanso hay bronca aleccionadora, el capitán Sergio frunce el ceño, y una mueca de máscara japonesa dibuja su rostro. Al reiniciarse el encuentro el equipo parece en rebeldía, Sergio y Carlitos intimidan al contrario con sus placajes demoledores; Raúl aparece multiplicado en todas partes; Pablo intenta la fuga de mil maneras. La balanza en el juego y los ensayos se equilibra. Pau, desde su metro ochenta, pelea con rabia un balón; Ricardo y Juanjo se aferran a la lucha, María y Rubén avanzan y buscan un amigo en buena disposición. El equipo se planta y saca los dientes. Juan Antonio se une alegre a la fiesta, y Lluc con Marc se lanzan desenfrenados a la brecha del ruck.
El partido prosigue en un toma y daca de buenos golpes y carreras desaforadas, pero ya en sus postrimerías un fuerte y buen corredor de les Abelles emprende la evasión por su banda derecha, y parece inevitable el ensayo. Pero ya con un pie pisando la zona de marca, de sopetón una fuerza invisible le proyecta fuera del campo, y su cuerpo queda convulso en tierra por el trallazo. Sospechamos que debió ser la oportuna intervención de Super Ratón o la Hormiga Atómica. Y todavía con los destellos de este super placaje brillando en el aire, el partido acabó. ¡Bravo!

En breve comienza el segundo partido: RCV blanco vs Tatami RC, maniobra en la cancha el obrero del silbato José Miguel. Estos nueve jugadores, que han bregado indolentemente en los entrenamientos, ya saben lo que se espera de ellos, que demuestren todo ese juego que atesoran en sus cabezas, al mando el capitán Fran.
Colocan dos hamacas en la banda, se ajustan la visera, se ciñen las gafas de sol, piden dos cervezas, Fran y Albert se preparan para disfrutar del espectáculo, mientras Jorge y Javier tiran estupendas fotografías. Estos chicos parece que juegan de memoria, el balón vuela de mano en mano, y las jugadas se entrelazan con chispa. Justo es confesar que el Tatami colabora en la disputa, a nadie amarga un dulce.
Nacho introduce el balón en la melé, Iván talona con ventaja, y Nacho abre sobre Álvaro en posición de apertura; este avanza y con el pase fija a media defensa. El balón lo recibe David, progresa y encuentra en la banda a Fran que repica al interior; lo derriban, libera el balón y Carlos Levanta la pelota y penetra recto en la defensa, hacen falta varios jugadores para pararle. En apoyo llegan David y Marco, forman el maul. Nacho vuelve a relanzar el juego. Álvaro trasmite rápido para Isma que rompe la defensa, Nacho llega en redoble con Álvaro, recibe de Isma, le frenan su carrera pero consigue descargar para Mateo que llega lanzado a la zona de marca. Así hasta quince veces por lo menos. En cuanto a la defensa casi sin fisuras, un solo ensayo en contra. ¡Bravo!

Y allí en el patio de Monipodio, junto al río, es aclamado por la canalla Curro como capitán. A Patri le ha tocado lidiar con el hampa del rugby, pícaros de pantalón corto que gustan más de la pelota ovalada que de una bota de vino o una bolsa de maravedíes.
Cuidado que hoy estos bribones juegan con la pillería de Benicalap, el San Roque RC. Patri guarda en su halda el balón como oro en paño, que estos destripapelotas quieren llevarse de botín. Estos granujas de calzas a rayas juegan con malicia e incluso riñen entre ellos por el balón.
Bueno, toca el silbato el juez y empieza la bulla. El juego avanza a trompicones, entre manotazos, topetones, leñazos, cabezazos, chuletas y palos el partido se queda en mucho ruido y pocas nueces. A pesar de todo el San Roque siempre va en persecución de los nuestros.
Ibu se lleva un buen coscorrón pero guarda la pelota, y ¡milagro! se la pasa a Fernando que a tarascadas se abre paso, juega con Jorge, este prefiere abrirse camino a empellones y que le paren. Entre cinco lo consiguen a duras penas, pero al relevo llegan Gael y Héctor se lían a repartir estacazos y logran sacar el balón para Curro, este le suelta una pedrada a su colega Agus, y a su vez Agus de un voleo lanza la pelota para que Rodrigo y Víctor “sorpresa” se la disputen a guantazos, y que el árbitro se arme un lío sobre el autor del ensayo.
Estos chicos no hacen caso a Patri, pero al final sin dar un mal puntapié se llevan el partido. Con más cardenales que en el Vaticano salen todos corriendo al tercer tiempo. ¡Bravo!
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!
P.S: El domingo a mediodía asistí al encuentro entre les Abelles y el RCV de la liga de primera territorial sénior femenina. Y allí estaba nuestra entrenadora Super Patri evolucionando de tres cuartos centro, uno de los puestos más difíciles pues requiere de un jugador muy completo que entra continuamente en juego. Y Patri reúne sin duda los requisitos principales para ser un buen tres cuartos centro: criterio acertado en el juego, habilidad para elegir la opción más adecuada en cada ocasión. Colocación correcta. Es capaz de recibir y dar un pase en situaciones comprometidas, bajo presión, y una defensa impecable. Pues todo eso y más puede hacer Patri, muchos de los ensayos de su equipo partieron de excelentes pases ganando la ventaja sobre la defensa. ¡Bravo Super Patri! ¡Bravo chicas!
Resultados:
Les Abelles naranja 7-RCV verde 7: Pau, María, Raúl, Pablo (1), Sergio (3), Carlitos (3), Ricardo, Juanjo, Rubén, Juan Antonio, Lluc y Marc.
RCV blanco 15-Tatami RC 1: Álvaro (2), David (3), Carlos (2), Mateo (3), Isma (1), Nacho (1), Fran (2), Marco (1), Iván.
San Roque RC 8- RCV naranja 9: Agus (1), Curro (1), Gael, Jorge, Ibu (2), Fernando, Rodrigo (4), Héctor, Víctor (1).
Muchas gracias a todos. Entrenadores S-10