Crónica 17-11-2012.

Los leones atacan de nuevo.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Todavía en el albor las lluvias de noviembre mojan los campos de Valencia. Y mientras el clamor de la batalla se apaga, y resuenan en lontananza los ecos de aquellas arengas (¿Qué somos…?), los hijos de los leones atacan de nuevo. Bueno sí, son leones con piel de cabra, pero leones al fin y al cabo.
En los campos de 4 Carreres rebullen los atletas por doquiera, pero es tras los palos, en la zona de marca, donde la emoción crece como los latidos de un corazón atribulado, y el público vibra ante el espectáculo deslumbrante: los M-8 están jugando al rugby de poder a poder.
Esta mañana se enfrentan los equipos de les Abelles, el C.A.U., y el R.C.V. verde y blanco en un torneo cuadrangular, organizado sobre la marcha.
El equipo blanco, con su mentor Vicente, empieza frente a les Abelles, un fuerte conjunto que se caracteriza por un juego directo, basado en el empuje de sus grandes jugadores. Y en los primeros minutos el R.C.V. se ve desbordado por este poderoso empuje. Pero enseguida, y tras el primer encontronazo, los blancos sufren una extraña metamorfosis, aparece un cuarteto absolutamente en forma: Arnau, David, Luis y Vicente, que ataca ya sin reparos a un equipo de les Abelles, que no sale de su asombro ante este nuevo e irresistible impulso. Secundados y apoyados por otros cuatro valientes: Axel, Nacho, Manu y Oscar, el encuentro se disputa ya entre iguales.
Arnau y Vicente, fuertes y rápidos, son los primeros en todas las acciones; David y Luis, hábiles y astutos, donde no alcanzan sus amigos están ellos siempre alerta. Por su parte Nacho y Manu si pescan un balón, ya puede el contrario correr, por que se escapan raudos y veloces. Axel y Oscar están hoy muy atentos al balón y en defensa.
Mientras el equipo blanco se despacha a gusto con les Abelles, el equipo verde se las tiene con el C.A.U., un rival bien pertrechado y con ganas de jugar. Tanto es así que desde el comienzo el partido alcanza un ritmo trepidante. El juego es rápido, intuitivo, efervescente -auténtico Rugby Champagne- , y sin apenas errores e imprecisiones de estos infantes del oval.
Estos dos valientes equipos han protagonizado la jugada más larga, con más fases de juego alternas, que se ha podido ver esta mañana en el polideportivo de 4 Carreres: un conjunto de excelentes acciones ofensivas se suceden a un duro trabajo en defensa. Hay buenos apoyos, continuidad, recuperaciones de balón, placajes de bella factura, muchos pases y carreras, y al final de tanto juego vigoroso, el detalle técnico del partido y de toda la jornada matutina: tras una brevísima recuperación de balón, recibe la pelota Alex, que ya de reojo a observado a la defensa contraria, y viendo a su izquierda a Bruno en ventaja, le lanza un magnífico y largo pase, que este, escapando de todos los rivales, culmina en ensayo. El árbitro, el público todos miran hipnotizados el juego desplegado. Otra muestra de los progresos que se van logrando en los entrenamientos.
Todos los jugadores cumplieron sin excepción en el partido: Asier y Didac con decisión y valentía; en defensa el contundente Emi fue una rabiosa roca; Gonzalo chico resultó saltarín y retozón; en ataque Bruno jugó bien en equipo, y corrió todo lo que pudo; Alex y Mario fueron dos colosos en defensa con demoledores placajes, y unos leones animando el ataque; Gonzalo no se quedó atrás con un excelente manejo del balón y una gran visión de juego; y Juancho ha sido hoy David contra Goliat, la viva imagen del rugby.
Después del segundo cruce de equipos, quedaba en juego el partido de blancos frente a verdes, y para culminar la jornada se sumaron con alegría a la fiesta los más jóvenes atletas, algunos acompañando a sus hermanos mayores: y allí estaban Carlitos, que ya demuestra sus dotes de buen jugador, y Curro, una pareja muy peleona; y Pablito intentando pescar con desparpajo algún balón.
Tercer tiempo de remate, y vuelta a casa con la cabeza llena de bonitos recuerdos.
Agradecer especialmente a Vicente que se hizo cargo del equipo blanco, a Nacho por aguantar a los más pequeños, y a todos los padres por su agradable compañía. ¡Y a entrenar duro chicos!

Resultados: R.C.V. Blanco 3 – Les Abelles 5.
R.C.V. Blanco 2 – C.A.U. 3.

R.C.V. Verde 3 – Les Abelles 3.
R.C.V. Verde 3 – C.A.U. 0