Crónica 13-02-016.

GLADIATOR (Panem et circenses II).

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Brilla el sol esta mañana de sábado a las puertas del anfiteatro de las 4 Calzadas, y el gentío se agolpa en los vomitorios para ver a sus héroes; que hoy luchan en la modalidad del harpastum-rugby. En primer lugar se enfrenta la escuela de gladiadores del Tatami con la escuela del Valentia Liceo Franco Tecnidum, dirigida por los lanistas Fran Cornelio y Albert Diocles, dos antiguos mirmillones.
Los primeros luchadores son elegidos, y tras el saludo ritual: -¡Salve César, los que van a morir te saludan! Comienza el espectáculo sobre la arena verde del anfiteatro.
Tras el toque de cuerno emprenden la lucha los más intrépidos y fieros, Asier Espartaco y Álvaro Draba. El dimachaerus Asier usa su espada corta, y donde él no alcanza el reciario Álvaro llega con su tridente. La pelea es dura y viril, a veces cruel y truculenta; pero entre tanto magnífico gladiador destaca un misterioso secutor que oculta su rostro tras la celada, bajo la que solo se percibe un mechón de pelo rubio.
El público grita y anima sin cesar, a veces enmudece sobrecogido por la belleza que nace de la violencia, cuando Magnum Ximo embiste las masas, o Emi Marco arremete sin contemplaciones la primera línea defensiva.
Sobre la banda izquierda dos veloces corredores escapan con el último aliento, Axel el Hispano y Germán Flamma; y con su poderoso gladius Rafeta Criso remata sin piedad al más atrevido.
El primer encuentro termina, y a continuación la escuela de gladiadores del CAU se presenta en el torneo a vida o muerte, donde el más fuerte alcanzara la victoria. El público entusiasta rebulle en el graderío.
El encuentro se antoja intenso y febril, en cualquier momento la sangre roja teñirá la arena verde. Marco Corpóforo y Marco Cómodo pelean hasta la extenuación así les arrastren por la arena.
Y en lo más crudo del combate consigue, arriesgando el cuello, un balón nuestro misterioso gladiador; Asier Espartaco, con sus grebas en las piernas, emprende la huida. Y se pone en movimiento un ataque que estremece: juega Espartaco con Draba, este en apoyo, encuentra a Jorge Prisco que avanza por la banda, y cuando parece que va a llegar al final es retenido, pero libera en buen pase el balón para Álvaro Draba de nuevo, que sobre un paso, con una buena finta de peto, lanza a Asier Espartaco al ensayo. El público enloquece, entre vítores a sus campeones.
El juego prosigue sin descanso, los luchadores son incansables, pelean y corren sin tregua; sobre todo Fran Escipión y Franky Spiculum; y dirigiendo las evoluciones del juego, todo corazón, el prístino Nacho Vero.
Mientras nuestro misterioso gladiador, escudo en ristre, destila coraje y garra a placer.
El combate cuerpo a cuerpo sucede a los ataques fulgurantes, pero al final el ardor del juego da paso al saludo fraternal que rubrica la feroz lucha, para delirio del público.
El Emperador se dirige a los valientes luchadores: -Siéntome orgulloso de vuestro valor, generosidad, compromiso personal y colectivo; de vuestra audacia y capacidad de toma de riesgos. Pero me pregunto, ¿quién eres, cómo te llamas valiente secutor?
Nuestro misterioso gladiador alza su yelmo: – MI nombre es Máximo Décimo Iván Juan, comandante de los ejércitos del Norte, general de las legiones medias, fiel servidor del emperador, y alcanzaré mi venganza, en esta vida o en la próxima.
El Emperador levanta su dedo pulgar, y el enmudecido anfiteatro estalla en júbilo.
Por fin, agotados con las marcas de la sangre reseca en la cara, los gladiadores se reúnen en el tercer tiempo que ha preparado Celsio Apicio.
Pero Fran Cornelio les advierte: -En Roma o en Valencia, ¡entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Jugaron: Emi, Fran, Axel, Marco Ben Brahim, Germán, Iván, Franky, Álvaro, Rafeta, Asier, Nacho, Ximo, Jorge y Marco Disanto.
Resultados: RCV LF Tec 15- CAU 4
Ensayos: Álvaro (5), Jorge (1), Nacho (1), Asier (4), Germán (2), Axel (2).
Amistoso RCV vs. Tatami: 8-2.
Muchas gracias a todos. Entrenadores S-10.