Crónica 07-01-2017.

Zoopsia.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. Con el sol apuntando a mediodía en el resplandeciente cielo azul, cuando ya incluso en la sombra las agujas punzantes del frío invernal dejan de picar; la huerta brilla verde y naranja, la tierra feraz huele a hierba recién cortada y flor de azahar. El día despierta por fin, con la silueta en lontananza de la partida real. En la pradera nacarada aún de rocío se escuchan gritos y risas infantiles, y los gruñidos de los más grandes. Todos parecen divertirse, el bullicio se une al juego pajarero. Pero cerca de allí…

-¡Tío cómo me pica el culo!- dice Edu.
-¡No te rasques animal!-le grita Ibu.
-Yeh, venir que vamos a pedirles partido a los de Montcada-les dicen David y Mateo.
-¿Pero quién lleva la pelota?-pregunta Fernando.
-Yo tengo una que le he mangao a una foca del circo-responde Gael.
-Pues yo no me encuentro muy bien, creo que voy a potar-advierte María pálida como la nieve.
-¡Tía que asco!-le grita Jorge.
También se unen al equipo Paul y Sergio, dos buenos corredores; los más fuertes son Agus y Alexis; Vicent y Manu los que más reparten; los más peligrosos Iván y Víctor; Diego y Pau son los más altos; Leo y Alex los más guapos; Eric y Juan son como espíritus del bosque y Héctor el más listo. Ah, y falta Rubén, ¿dónde está Rubén? Vale por ahí viene, ha ido a buscar sus dientes de plástico.
-¿Y contra quién vamos a jugar?- pregunta Leo.
-Contra los moncánicos de la Pelosa-responde Jorge.
-¿Y esos de que especie son?-pregunta Manu.
-Pues como nosotros creo, ¿no?- explica Gael, que sabe mucho de biología.
-A mí me parece que esos se nos pueden comer vivos- farfulla Diego.
-¡Eh! Jugamos con nuestras reglas, vale-dice David.
-Lo que tú digas jefe-contesta Mateo.
-¡Cuidado que sacan!-grita Rubén.
– ¡A por ellos!-brama Sergio.
-¿Oye tenemos árbitro?-pregunta Héctor.
-No sé, como no venga de la China-dice Alexis.
Comienza el partido a una velocidad vertiginosa, estos jugadores poseen una agilidad superior, saltan, rebotan y corren como macacos.
-A ver tíos-dice Mateo-aquí hay que pegar duro y escapar volando.
-¡Pasádmela a mí!-grita Paul y sale corriendo a toda prisa.
-¿Y yo donde me coloco?-pregunta Rubén.
-Allí detrás- le dice Juan-por si se escapa alguno tú lo cazas.
David acaba de abrir el balón desde la melé, le rebota en la cabeza a Jorge y le cae en las manos a Eric, que enseguida se apoya en Diego; este descarga para Héctor que es derribado, al rescate llegan Fernando e Ibu que limpian con esmero; a la carrera es Mateo el que abre el juego para Agus que penetra en tromba y al relevo Alexis atraviesa la muralla; y al final se hace con el balón Vicent y marca ensayo.
Ahora suenan la carga los moncánicos, estos también dan un poco de miedo, les encanta revolcarse en la hierba y jugar al montonet.
-¡Pasad el balón!-grita Leo.
Edu se encuentra la pelota y junto a Gael porfía para que no se la roben.
-¡Cuidado que se la lleva el número uno!-vocea Juan.
Al grito acuden Iván y Paul, dos placadores contumaces. Alex, después de recibir un buen pase de Pau, intenta la escapada, como no puede salvar la defensa, busca apoyo en Sergio; este se alía furtivamente con Manu, pero el balón va a parar a Rubén.
-¡Ay que me pasan el balón!, ¿qué hago?-piensa Rubén- toma para ti Víctor. Víctor enfila la banda y se lanza en la zona de marca.
Detrás de la valla se oyen rugidos, berridos, aullidos, chillidos. Y un pitido insistente.
-¡Bien se acabó!-dice Edu.
-Pues yo me he quedao con ganas de más- apunta Ibu.
-Por lo menos almorzaremos-dice Jorge.
-¿Solo hay bocatas de longaniza con patatas?- pregunta Pau.
-No sé-dice Diego- por ahí hay plátanos.
-¡Y no hay cacahuetes!- asegura Gael.
-¡Alerta que vienen!- avisa Víctor, mientras trepa a los árboles.

Corriendo acuden Patri y Albert silbato en mano. Por los altavoces se oye:
-¡Vigilantes del Sector 10 acudan a la pradera, los monos se han escapado!
-¡Diantres de monos! ¿Pero qué hacen?-pregunta Albert.
-¡Jugar al balón con los ositos moncánicos!-contesta Patri-¡Fuera de allí chalados!
En el Bioparc hay gran alboroto, los monos se han fugado y los visitantes dicen que jugaban al balón ovalado con los ositos. ¡Increíble!, pero cierto. Y sin embargo no hay víctimas. Mirad como comparten la comida. Estos animales son de lo que no hay. Desde luego hoy sábado los visitantes del zoo se lo han pasado en grande, viendo este espectáculo, pero no sé si tanto como los ositos y los monos.
¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

UER Montcada 3-RCV naranja 14: Leo, Paul, Vicent (2), Manu, Mateo (3), Alexis, Jorge, Sergio, Pau, Gael, Agus, Juan, Iván, Rubén, Edu, Fernando (1), Diego, David, Alex (1), Víctor (2), Ibu (4), Eric, Héctor (1), María (forfait en el calentamiento). Ensayos ( ).
Gracias a todos los que acudieron a Moncada en estas fechas festivas. Entrenadores S-10.