Carta de Michael Dorcey al Rugby valenciano y en especial al Rugby Club Valencia

Queridos amigos:

A pesar del secreto quebrado, era algo inconcebible, me quedé sin palabra. Paco Soler no tuvo siquiera que usar su palo para callarme.

La jornada era un exito redondo de principio a fin. !Que reunión de gente! La organización impresionante.

Pero lo mas importante ha sido la comunicación con los amigos de seis a ciento seis años, toda esa gente de tantos clubs y todos los estamentos que vino al campo de Cuatre Carreres el sábado pasado, los reencuentros, los halagos, los apretones de manos (a pesar de lo que dicen de las mías), los abrazos. Había tantos y tantos niños y niñas quienes nos han mirado, muchos de ellos han dicho para sí, mirad ese viejo que todavía está allí, yo tambien quiero estar en el rugby cuando tenga sus años. Porque sí amigos, el rugby puede ser para toda la vida.

En 1977 me recibisteis con los brazos abiertos cuando Pepe Feo me llevó al club. Os podría haber salido el tiro por la culata, pero supisteis limar las aristas.

De parte de mi familia y de mi mismo gracias a todos por ese maravilloso gesto inicial y por tantos maravillosos años después.

Siempre con vosotros

Michael Dorcey