Boadilla del monte 9-04-016.

El balón ebrio.
A Arthur Rimbaud.

Buenos días desde la máquina de pergeñar crónicas. ¿Conocéis los goces que se experimentan cuando se parte para un torneo al romper el alba de un hermoso día primaveral?
Estáis en la escalerilla, el color del cielo es todavía un gris sombrío, brillan aún algunas estrellas, corre un viento suave, como una ligera onda; perduran los murmullos discretos y confusos de la noche, están los árboles envueltos en una especie de velo.
En el autobús se ubican los pasajeros, la grey menuda al fondo, los padres y entrenadores delante en silencio.
Comienza el viaje, pasa la primera hora sin novedad. En Castilla los primeros rayos de sol fulminan alguna nube atrapada en el horizonte. Tras un breve descanso pronto alcanzamos el Foro, y hacia el oeste llegamos al monte de encinas y pinos, tupido manto sobre el terreno ondulante.
Ya en el polideportivo apenas tiempo para situarse en el campo de juego, y empieza el undécimo torneo de rugby de Boadilla del monte, un torneo contra reloj.
Nuestro primer rival es el VRAC B de Valladolid, el entrenador pucelano mira con recelo a Ximo, sus jugadores con pavor. Ximo se quedará en la banda soñando impasibles ríos. Efectivamente el VRAC B es un equipo bisoño, no necesitamos la potencia bruta para doblegarlos. En ocho minutos Nacho, David, Pablo, Jorge, Asier, y Oscar con carreras más dulces que para un niño las ácidas manzanas, certifican el resultado. Y sigue sin demora la competición.
Siguiente encuentro contra el Salvador A, decano del rugby vallisoletano. En las primeras cargas ya se vislumbra que no es enemigo tierno, más cuando le llega el balón a su jugador franquicia, potente y decisivo; a pesar de presentar gran resistencia nos superan las trombas y las resacas y corrientes de los mares híbridos. Solo Ximo como Orlando furioso es capaz de traspasar el orgullo de las banderas y las llamas.
Unos pocos minutos de descanso y otra vez a remangarse. Nos toca el US Tyrosse, el
primer club des frères Cambérabéro; le pays tyrossais es tierra de rugby y toros. Nuestros vecinos del norte pronto nos muestran sus eficientes armas, son buenos corredores y manejan el balón con soltura, en los primeros embates nos arrinconan en nuestro campo. Hay de nuevo que echar mano de la épica, asaltar los escollos y arrecifes sin pensar en los delirantes cielos abiertos al navegante. Con dos ensayos de Rodrigo y Asier, el equipo entero acabara acosando al rival gabacho que ha visto fermentar las enormes marismas.
Para cerrar la jornada matutina nos enfrentamos a los anfitriones el Tasman A. Quizá el esfuerzo anterior, el madrugón y la superioridad del contrario nos hacen sufrir un pequeño descalabro. A pesar de la entrega de Franky, Fran o Iván Juan; de los intentos alocados de Axel y Germán; incluso de los arranque del poseso Rafeta; o los ánimos de Iván Bou desde la banda. A pesar de todo el equipo se vio anegado por una onda azul, cuyo sollozo me acunaba dulcemente.
Nos vamos a comer, estupendo picnic aliñado por los padres, y saltándonos la ley seca a mediodía el agua verde traspasó mi cascarón de abeto.
Á bout de souffle reanudamos los partidos. Y de nuevo cuatro enfrentamientos, aunque el cansancio hace mella y huele a motín a bordo, los quince jugadores, la proporción ideal entre los hombres, se ponen en marcha semejantes a actores de antiquísimos dramas.
Jugamos contra el C.A.R. Cáceres, Extremadura es tierra de conquistadores, pero esta vez son ellos los conquistados. En un abrir y cerrar de ojos, Nacho escalofría a la defensa contraria, él que conoce los cielos rompiéndose en destellos; y David que inefables vientos alaron por instantes, surca la zona de marca. Antes de pasar al siguiente encuentro, Asier toma el vuelo sobre arcoiris tensados como bridas bajo el marino horizonte de rebaños glaucos.
Cambio de rival, ahora de nuevo el VRAC B, esta vez reforzado, pero toma la delantera Fran que quiebra la línea defensiva, y cuando miro a los contrarios desnudos los había clavado a unos postes de colores.
Y el pibe Emi como las olas que tienen fama de arrolladoras incesantes de víctimas, arremete gozoso por el eje profundo.
Y otro partido sucede sin descanso apenas, otras vez los gabachines de Saint-Vincent de Tyrosse, y aunque Axel temblaba oyendo desde cincuenta leguas la lucha tenaz; Mateo y Jorge han visto varias veces lo que el hombre ha creído que veía: han visto el sol bajo de místicos horrores manchado; y libres, echando humo, coloreados de brumas violetas, Franky y Oscar rescatan una pelota huérfana.
Algunos jugadores todavía consideran que el pase no es un movimiento táctico imprescindible, sino un medio algo cobarde de deshacerse del balón para evitar el enfrentamiento directo con el rival; no sé si Rodrigo sostiene este argumento, pero avanza como delirios más fuertes que el alcohol y más vastas que nuestras liras.
Con un pie en la escalerilla y otro sobre la cal, cuando los julios hundían a garrotazos los cielos de ultramar en ardientes embudos, llega el último partido, y ya casi sin aliento Ximo e Iván Juan arrojados por el huracán hacia el éter sin pájaros, dan sus últimas bocanadas de aire serrano; las olas van a lo lejos haciendo rodar su escalofrío de postigos, mientras Germán y Pablo descendían ahogados a dormir; Rafeta, con el diablo en el cuerpo, como una mujer de rodillas ebrio de agua pide auxilio. Y navío extraviado bajo la cabellera de las ensenadas, Iván Bou dice adiós a la pata coja.
Regresamos, ya nos vamos, ya no puedo, bañado en vuestra languidez, ni nadar bajo los pavorosos ojos de los pontones.
Seas poeta del balón o bracero del oval, ¡Entrena con ganas, y sé fiel a tus amigos!

Resultados torneo:
VRAC B 1-RCV LF Tec 6. (Nacho/David/Pablo/Jorge/Asier/Oscar).
RCV LF Tec 1 (Ximo)-el Salvador A 5.
RCV LF Tec 2 (Rodrigo/Asier) – US Tyrosse 3.
Tasman A 5-RCV LF Tec 0.
RCV LF Tec 4 (Nacho 2/David/Asier)-C.A.R. Cáceres 0.
RCV LF Tec 4 (Fran/Emi/Nacho 2)-VRAC B 1.
RCV LF Tec 0-US Tyrosse 1.
RCV LF Tec 6 (Ximo/David/Asier 2/Mateo 2)- Tasman B 0.
También triunfaron los S-12 y ¡los S-8 más!
Gracias a todos los que habéis compartido este viaje. Entrenadores S-10.