A PEPITO FRANCES

Con sigilo y sin tiempo de despedirse, poco a poco, grandes amigos de nuestro deporte nos abandonan. No hace unos meses nos dejo nuestro querido “Boni” tras cruel enfermedad y al que tanto echo de menos .Hoy, nos llega la noticia del fallecimiento de “Pepito”. Un infarto ha sido la causa…..no podía ser de otra manera. Entusiasta, vehemente en todo lo que se proponía, generador de ideas, torrente de optimismo, Pepito, era capaz de atraer a sus iniciativas las más fieles lealtades…

Fue , junto a su hermano Carlos y su padre Pepe Francés, uno de
los fundadores de nuestro Club allá por los años sesenta. Le conocí apenas cumplidos los dieciséis años por los pasillos de la Escuela de Magisterio, y cada vez que me lo encontraba me insistía con su cariño especial : “Paco, déjate la mariconada esa del fútbol y vente a jugar al Rugby que no te arrepentirás”. Tardé unos meses en seguir sus “amables invitaciones” y de ello hace ya la friolera de cuarenta y tres años……
Personalmente, Pepito, ha sido de esas personas, cuyo encuentro, han marcado mi trayectoria en la vida personal y profesional. A pesar de la diferencia de edad me acogió como un amigo. Juntos pasamos unos años maravillosos. Llevamos el Rugby a la Academia Marjo en Benicalap, donde se forjó la primera gran cantera de nuestro Club con jugadores de tan gran nivel como Pepo Tormo, Eduardo Gonzalez, Vte. Agusti…..

Pepito era todo un volcán, tenia un magnetismo que brillaba en sus ojos y ante el cual no podías ser indiferente. Amigo a muerte de sus amigos e inquieto ante cualquier desafió. Llevado por su pasión por el rugby , fundó con su padre Pepe Francés (“el abuelo”) un nuevo Club en Valencia , el San Roque , siendo una de las mejores canteras de jóvenes del rugby español.

Nunca le abandonó su pasión por el rugby. A lo largo de los años reaparecía siempre con un nuevo proyecto, e intentaba involucrar a nueva gente . En los últimos años abrió, junto a su hermano Carlos, una nueva singladura en Godella y hablaba con verdadero entusiasmo de su nuevo proyecto.

A finales de Junio, última vez que lo vi, le convencí para que viniera a la comida anual de todos los compañeros de los Estudios Nocturnos de Magisterio. Nos encandiló a todos con sus anécdotas y proyectos. Siempre recordaré esos ojillos chispeantes de niño travieso que no cuadraban en su edad cronológica . Nunca dejó de estudiar, quería ser el eterno estudiante. Nunca se vio a si mismo como una persona mayor. Provisto de un sólido bagaje cultural intervenía en Tertulias de C9 y daba consejos de experiencia vida a personas jubiladas y de como ocupar su tiempo libre.

Hoy, Pepito Francés, nos deja, y seguramente para reunirse con otros amigos que nos han ya abandonado. Allí en el lugar dónde se produzca ese encuentro , estoy convencido que ya estará preparando un pequeño terreno (que no sea muy grande que no estáis para esos trotes) para jugar un buen partido………

¡Hasta pronto, amigo!