No bajemos los brazos, TODOS SUMAMOS

DERROTA DE NUESTRO EQUIPO VERDE ANTE LES ABELLES

Dice el ayudante del seleccionador del XV francés Guy Novés, Jeff Dubois que todo jugador debe realizar al menos 3.500 pases anuales desde su tierna infancia para poder desplegar luego un juego en movimiento. Tras el partido de este pasado sábado, está claro que muchos de nuestros chicos están aún en el primer centenar de pases y que por delante hay mucho trabajo que hacer. Un trabajo complicado puesto que las diferencias técnicas ralentizan la evolución estimada del conjunto, pero ante todo somos un equipo y los esfuerzos deben retroalimentarse hasta alcanzar el ritmo que nos permita ir todos como una piña avanzando mano a mano.

El sábado se jugó el 3er partido de la liga de 1ª territorial frente a uno de los equipos más fuertes y consolidados de la competición; de hecho las diferencias entre nuestro equipo en División de Honor B y el RCV Verde son a día de hoy más que notables, mientras que en el caso de Abelles su equipo en territorial dispone de jugadores y de un sistema de juego bastante próximo a su 1er equipo, de ahí que las dificultades para presentar oposición fueran aún mayores. Uno de los aspectos claves del partido fue sin duda la concatenación de 3 ensayos en el primer cuarto de hora de partido, siendo el primero de ellos a los 2 minutos de juego y volviendo a superar el equipo visitante nuestra línea de ensayo tan solo 4 minutos más tarde, evidenciando que el despliegue del RCV en el terreno de juego dejaba demasiados espacios abiertos para que sus ¾ penetraran de forma cómoda sin encontrar la oposición del placaje que debieran.

Por otro lado sin que pudiera haber un desgaste físico considerable, puesto que el partido tan solo había comenzado, los jóvenes jugadores del Rugby Club Valencia Verde se dejaron llevar por el desánimo ante estos primeros reveses, si bien la actitud de todo el conjunto fue mucho mejor que en partidos anteriores intentando mantener el dialogo interno sin promover el reproche a pesar de los errores del grupo. No hay duda que la superioridad inicial de Abelles hizo mella en el espíritu competitivo y combativo de un grupo que está formándose y conociéndose y que por supuesto debe trabajar de igual modo esa vuelta a la calma mental cuando las cosas no están saliendo como se habían proyectado, para continuar visualizando y proyectando las ganas de llegar hasta la marca contraria ignorando el marcador adverso, por supuesto que la experiencia y el proceso madurativo se curten de forma sólida en situaciones como las del sábado.

Todo y con la lluvia de ensayos que iban acumulando les Abelles, con un juego bastante sencillo y muy eficaz aprovechando de forma muy certera la velocidad aplastante de algunos de sus ¾ , el Valencia intentó recomponer su sistema de juego durante todo el partido sin demasiado éxito debido a numerosas circunstancias, entre las que podríamos destacar: la perdida de balones tras los puntos de fijación por falta de los apoyos que defendieran las posesión, falta de coordinación en las fases de conquista, y el inexistente refresco en las fases dinámicas por la ausencia de recolocación de las células en el terreno de juego, a lo que podríamos añadir el goteo de bajas que se fueron acumulando en nuestras filas y que obligaron a improvisar más de lo necesario. Pero a pesar de estas circunstancias todo ello es más que trabajable y por ende susceptible de ser mejorado dedicándole el tiempo que precise y participando de las enseñanzas de nuestro equipo de entrenadores y de soporte, además del trabajo individual y en conjunto que aún nos queda por elaborar con mayor dedicación de la que hasta ahora se ha venido sucediendo. Los buenos resultados llegaran, y no tiene que ver exclusivamente con ganar partidos, si no con saber plasmar el sistema de juego planteado, con no bajar los brazos y mantener el espíritu competitivo propio y del compañero que tienes a tu lado durante los 80 minutos y con no agobiarse durante el partido por la falta de un fondo físico mínimo para afrontar este exigente deporte nuestro.

Todos sumamos! Amunt Valencia!